El mandatario bonaerense reclama los fondos de coparticipación que deberán ser devueltos al gobierno porteño luego del fallo de la Corte Suprema. Busca encarar obras que lo ayuden a retener el territorio e imponerse ante Martín Insaurralde, que también suena como candidato

Sin el apoyo de La Cámpora para su reelección, Axel Kicillof comenzó su campaña para retener la provincia de Buenos Aires con críticas a Horacio Rodríguez Larreta. Durante una recorrida por la costa atlántica, el mandatario bonaerense reactivó el reclamo a la Corte Suprema por los fondos de coparticipación que le reconoció como propios al gobierno porteño. Con esos recursos, busca encarar obras que le permitan retener votos y ganarle la pulseada a Martín Insaurralde, uno de los nombres que suenan como posible candidato a gobernador, apoyado por Máximo Kirchner.

“En la provincia faltan escuelas, hospitales, rutas y vinimos a hacerlas pero necesitamos que nos devuelvan los recursos que se llevó la Corte Suprema. Tienen que volver los recursos a la provincia de Buenos Aires. Lo que estamos haciendo en educación, en salud y en producción se tiene que convertir en un derecho para todos. Por eso lo que está en disputa es si seguimos ampliando derechos o vuelve la derecha”, expresó en su cuenta de Twitter junto con una foto en la que se mostró tomando mate rodeado de funcionarios, turistas y vecinos.

Ante la posibilidad de perder las próximas elecciones presidenciales, el Frente de Todos entiende que el territorio bonaerense -bastión peronista- será clave para la disputa de este año. No sólo para impulsar la batalla por retener la Casa Rosada, sino también como posible refugio en caso de perder ante Juntos por el Cambio. Los propios opositores reconocen en sus reuniones estratégicas que el oficialismo aún es fuerte en el distrito más importante electoralmente hablando.

La dificultad que hoy tiene Kicillof para encarar el camino hacia la reelección es su distanciamiento con Máximo Kirchner quien, además de ser presidente del PJ bonaerense, es el líder de la agrupación fuerte en ese territorio: La Cámpora. Además, luego de que Cristina Kirchner anunciara en diciembre pasado que no será candidata, un grupo de intendentes -sobre todo de la Primera y Tercera sección electoral- empezaron a plantear una alternativa: que el actual jefe de Gabinete bonaerense e intendente en uso de licencia de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, sea finalmente la opción para el Frente de Todos; siempre y cuando Kicillof tenga otro destino.

Los intendentes sostienen que Kicillof no se involucra en temas de seguridad, que centraliza las políticas referidas a este tema y que podría “coparticipar más recursos de los que recibe de parte del gobierno nacional”. “Cuando sea el momento vamos a dar nuestro parecer, entendemos que debe ser Martín -Insaurralde-; pero es también una decisión de él, qué quiere hacer y de Cristina”, reconocen algunos.

De todos modos, saben que cualquier intención o anhelo de discutir candidaturas deberá pasar por el filtro de Cristina Kirchner, a quien ven como la gran armadora de lo que será el peronismo y sobre todo en la provincia de Buenos Aires. “Nosotros queremos que sea uno de los nuestros el candidato, como se venía trabajando en 2019 hasta que Cristina definió que sea Axel”, reconoció hace algunas semanas a Infobae un intendente de la Primera sección electoral. El nombre que es coincidente para ese lugar es el Insaurralde. Al actual jefe de gabinete bonaerense le reconocen experiencia en la gestión diaria y celeridad en la resolución de las demandas.

Sin embargo, la posición de este grupo de jefes comunales no es definitiva ni alcanza a todos. Los más referenciados con CFK apoyan a Kicillof para la reelección, entre ellos, el jefe comunal de Ensenada, Mario Secco; de Pehuajó, Pablo Zurro o de Villa Gesell, Gustavo Barrera. Pero también pide por Kicillof 2023 el intendente de Berazategui, Juan José Mussi. “El gobierno de Kicillof ha sido muy positivo para nuestra provincia de Buenos Aires. Y me gustaría que continúe siendo gobernador en los próximos años”, expresó uno de ellos.

Con esa interna desatada, Kicillof busca apoyarse en su gestión y lanzar obras que le permitan conseguir los votos necesarios para ganarle a Diego Santilli, uno de los candidatos opositores. Durante una entrevista que brindó este viernes a El Destape, el gobernador bonaerense envió una señal a Juntos por el Cambio: “Muchos intendentes de nuestra oposición, generalmente del radicalismo, coinciden muchísimo, a veces más en off que en on, con el modelo de provincia que estamos planteando”.

“En el interior de la provincia de Buenos Aires hicimos los caminos rurales, generamos una policía rural, una inversión muy grande en infraestructura, en conectividad, estamos haciendo rutas, reabrimos las escuelas rurales que cerró Vidal, hacemos frigoríficos municipales, abrimos centros universitarios. ¿Se puede hacer más? Sí, por eso necesitamos más tiempo y más recursos. Con mi oposición yo lo que tengo que discutir es que si están de acuerdo con nuestro proyecto, ¿Por qué apoyan a Larreta que les saca los recursos a la provincia de Buenos Aires para llevarlos a una ciudad que tiene tres veces más recursos por habitantes que la provincia? Es de una injusticia”, concluyó.

Fuente: elcomercial.com