El presidente ucraniano, Volodomir Zelensky, saludó el martes a los aliados occidentales por su condena de los planes de las autoridades de las regiones ucranianas pro-Moscú de celebrar referendos de adhesión a Rusia.

“Agradezco a todos los amigos y socios de Ucrania su condena masiva y firme de las intenciones de Rusia de organizar más pseudo-referendos”, dijo en su discurso diario.

Zelensky restó importancia a los planes de las autoridades prorrusas de las regiones de Donetsk, Lugansk, Kherson y Zaporizhzhia de celebrar las votaciones del 23 al 27 de septiembre. “Hoy ha habido grandes noticias de Rusia. Pero, ¿qué ha pasado realmente? ¿Hemos oído algo que no hayamos oído antes?”, dijo.

“Nuestra posición no cambia según este ruido o cualquier otro anuncio. Preservemos nuestra unidad, protejamos Ucrania, liberemos nuestra tierra y no mostremos ninguna debilidad”.

Más temprano este martes, la Presidencia ucraniana calificó de “chantaje” la convocatoria de referéndum lanzada este martes desde la autoproclamada república separatista de Lugansk y prometió que “eliminará” esa amenaza rusa, surgida del “miedo a la derrota”.

“El enemigo tiene miedo y manipula primitivamente”, afirmó el jefe del gabinete de la Presidencia, Andriy Yermak, a través de su cuenta en Telegram, tras el anuncio lanzado desde Lugansk, al que se unieron a continuación representantes prorrusos de las regiones de Zaporiyia y Kherson.

Yermak acusó a Rusia de recurrir a amenazas como las convocatorias de referéndum y la movilización general de los varones rusos y de no saber combatir más que contra “niños y civiles”.

Sin embargo, afirmó, Ucrania “resolverá” el problema ruso y subrayó que las “amenazas” de Moscú sólo pueden ser eliminadas “por la fuerza”.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, manifestó por su parte que los “pseudorreferéndum” no cambiarán nada, al igual que no lo hará ningún tipo de movilización.

“Rusia es y sigue siendo un agresor que ocupa ilegalmente partes de Ucrania”, escribió en su cuenta de Twitter y subrayó que por ello Kiev “seguirá liberando” sus territorios independientemente de lo que diga Moscú.

Las regiones del este y sur de Ucrania que están bajo control ruso anunciaron el martes sus planes para empezar a votar esta semana para convertirse en parte de Rusia. Los esfuerzos respaldados por el Kremlin para sumar hasta cuatro regiones podrían allanar el terreno para que Moscú intensifique la guerra luego de una serie de éxitos ucranianos en el campo de batalla.

El anuncio de los referendos a partir del viernes en Luhansk, Kherson y en las regiones parcialmente controladas por Rusia de Zaporiyia y Donetsk, se producen después de que un aliado cercano del presidente ruso Vladimir Putin dijo que las votaciones son necesarias, y en momentos en que Moscú pierde terreno en la invasión que emprendió hace casi siete meses.

El ex presidente Dmitry Medvedev, subdirector del Consejo de Seguridad que preside Putin, dijo que los referendos para integrar estos territorios a Rusia harían que el nuevo trazado de las fronteras fuera “irreversible” y le permitirían a Moscú utilizar “cualquier medio” para defenderlos.

En 2014, Rusia envió soldados a la península de Crimea y luego celebró un referéndum que allanó el camino para que Moscú se anexara el territorio.

Es casi seguro que esos referendos, celebrados en territorio que Rusia ya controla, arrojarán el resultado deseado por Moscú. Pero ya han sido calificados de ilegítimos por los gobiernos de Occidente que respaldan a Kiev y le han brindado ayuda militar.

Fuente: elcomercial.com