La guerra en Ucrania escaló significativamente este miércoles luego de que el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenara la primera movilización de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial y amenazara a Occidente con el poder de su vasto arsenal, una decisión que Kiev y la Unión Europea (UE) calificaron como una muestra de debilidad de Moscú a casi siete meses de iniciado el conflicto.

“Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, utilizaremos todos los medios disponibles para proteger a nuestro pueblo; esto no es un farol”, dijo Putin en un discurso televisado a la nación, destacando que Rusia tenía “muchas armas para responder”.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que la movilización parcial conllevará la convocatoria de 300.000 reservistas y que se aplicará a aquellos que tengan experiencia militar previa.

La movilización parcial intensifica significativamente el conflicto sobre Ucrania y se produce en un momento en el que Rusia se enfrenta a una contraofensiva ucraniana que ha obligado a sus tropas a retirarse y a entregar parte del territorio ocupado.

El asesor presidencial ucraniano, Mijáilo Podoliak, dijo a Reuters que la movilización rusa era un paso predecible que resultaría extremadamente impopular y que ponía de manifiesto que la guerra no se estaba desarrollando según el plan de Vladímir Putin.

Putin dijo que la movilización militar parcial de sus 2 millones de reservistas era para defender a Rusia y sus territorios, argumentando que Occidente no quería la paz en Ucrania.

Afirmó que Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea (UE) estaban presionando a Ucrania para que “transfiriera las operaciones militares a nuestro territorio” con el objetivo de “saquear completamente nuestro país”.

El ejército ucraniano ha atacado esporádicamente objetivos dentro de Rusia a lo largo del conflicto, utilizando armas de largo alcance suministradas por Occidente.

“También se ha utilizado el chantaje nuclear”, dijo Vladímir Putin, citando la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la mayor de Europa. Tanto Rusia como Ucrania se han acusado mutuamente de poner en peligro la planta en los combates.

Acusó a altos cargos de las principales naciones de la OTAN de hacer declaraciones sobre “la posibilidad y la pertinencia de utilizar armas de destrucción masiva contra Rusia: armas nucleares”.

“A los que se permiten tales declaraciones respecto a Rusia, quiero recordarles que nuestro país también dispone de diversos medios de destrucción y en algunos componentes más modernos que los de los países de la OTAN”, advirtió el presidente ruso.

Signo de debilidad para Ucrania y la UE

Rostislav Smirnov, asesor del Ministerio del Interior de Ucrania, afirmó este miércoles que Rusia “se ha dado un tiro en el pie” con el anuncio de una “movilización parcial”.

“Diría que, desde cierto punto de vista, es una noticia positiva. Es un potente disparo en el pie por parte de Rusia. Tenemos que entender que estamos viviendo un momento histórico cuando Rusia empieza a reconocer sus pérdidas en el este”, señaló.

“Este proceso provocará una enorme oleada de negatividad directamente en Rusia, lo que puede llevar a acontecimientos muy graves. En el futuro próximo veremos las consecuencias de este proceso”, explicó Smirnov, que apuntó además a una división en el seno de la toma de decisiones en el Kremlin en relación con la situación en la guerra.

La Unión Europea señaló, por su parte, que decisión rusa de decretar una “movilización parcial” demuestra que quiere una “escalada” del conflicto y se trata de una señal de “desesperación” de Rusia.

“Esto es solo otra prueba de que Putin no está interesado en la paz, sino en escalar su guerra de agresión”, valoró el vocero de Exteriores de la UE, Peter Stano, en rueda de prensa desde Bruselas.

Asimismo, el portavoz del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, dijo que las consecuencias negativas de la guerra se sienten en todo el mundo y que el anuncio del presidente ruso solo contribuye a profundizar la crisis.

“La agresión tiene consecuencias también para la población rusa y no es solo un ataque contra Ucrania, sino contra los principios de la comunidad internacional y a los países que suscriben los principios de soberanía e integridad que reconoce Naciones Unidas”, destacó.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, amenazó a Occidente con un ataque nuclear.

Fuente: ambito.com