El mayor incendio del año persiste en California, Estados Unidos, y obliga la evacuación de miles de residentes a otros estados. El desastre destruyó viviendas y arrasó el terreno seco con fuertes vientos y tormentas eléctricas.

Según el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California, el incendio fue constante durante varias horas mientras ardía gran parte del Bosque Nacional de Klamath y abarcó a más de 20.600 hectáreas cerca de la ciudad de Yekra.

Además, el incendio tuvo gran presencia en McKinney, en el condado de Siskiyou, y representa el foco de llama más grande en lo que va del año. Las fuentes locales informaron que para el domingo los socorristas ya no tenían ningún control sobre el fuego.

El incendio se extiende por gran parte de California.

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia el sábado y advirtió que el fuego “destruyó viviendas” y “amenaza infraestructura crítica”, tras dispararse el viernes.

El fuego se “intensificó y propagó por los combustibles secos, las condiciones de sequía extrema, altas temperaturas, vientos y tormentas eléctricas”, detalló en un comunicado.

Más de 2.000 habitantes recibieron la orden de evacuar, según la Oficina de Servicios de Emergencia de California (OES), sobre todo en el condado de Siskiyou, publicó la agencia de noticias AFP.

Unas 650 personas trabajaban para apagar el fuego, de acuerdo con el Grupo Nacional de Coordinación de Incendios Forestales.

California enfrenta una sequía extrema y aún tiene que superar meses de la temporada de incendios.

En los últimos años, California y otras partes del oeste de Estados Unidos fueron afectadas por enormes incendios de rápida propagación, impulsados por el cambio climático.

La mega sequía que azota California

Las dos décadas de sequía que sufre California genera que sea un estado más vulnerable en relación a desastres ambientales e incendios.

Producto del cambio climático, el distrito estadounidense ingresó a su tercer verano consecutivo de sequías, y se especula con que puede estar relacionado con una megasequía que ha persistido desde el 2000.

Se trata de un período de 22 años, el más seco en los últimos 1200 años, que genera alarmantes temporadas de incendios forestales y obliga a los habitantes de California a convertirse en “refugiados climáticos”.

Fuente: ambito.com