Ucrania se prepara para aumentar sus exportaciones de electricidad hacia la Unión Europea (UE) para ayudarla a “resistir a la presión energética” rusa, dijo este miércoles el presidente Volodimir Zelenski, en momentos en que la empresa estatal rusa Gazprom comenzó a reducir el suministro de gas hacia Alemania.

“Vamos a aumentar nuestras exportaciones de energía para los consumidores de la Unión Europea”, señaló Zelenzki en su alocución diaria en video.

“A pesar de la guerra, hemos conseguido la integración en tiempo récord de las redes ucranianas al sistema europeo”, destacó el mandatario.

“Nuestras exportaciones no solo nos permiten incrementar nuestros ingresos en divisas, sino también ayudar a nuestros aliados a resistir la presión energética rusa; progresivamente haremos de Ucrania un país que garantice la seguridad energética de Europa”, añadió.

El presidente ucraniano también reparó en la destrucción parcial del puente Antonivski, en la región de Jersson (sur), ocupada por los rusos y que Kiev busca recuperar.

Según Zelenski, destruir ese puente “rompió los proyectos” del enemigo, ya que era fundamental para el abastecimiento de las tropas rusas. “Por supuesto, todos los puentes serán reconstruidos, pero por nosotros”, explicó.

Crisis

Las declaraciones del mandatario se produjeron en coincidencia el inicio de la reducción del volumen de gas suministrado a Alemania por parte de Gazprom través del gasoducto Nord Stream. según datos publicados por el operador de la red, en una decisión que la firma atribuyó a “motivos técnicos” pero que las potencias occidentales ven motivada por la guerra en Ucrania.

“Desde las 8, Nord Stream transporta 1,28 millones de metros cúbicos por hora, lo que representa cerca de 20% de la capacidad máxima del gasoducto”, señaló el operador alemán Gascade, que gestiona la red en Alemania, según la agencia de noticias AFP.

El grupo italiano Eni también anunció haber sido informado por Gazprom de que las entregas de gas se limitarían a 27 millones de metros cúbicos hoy, frente a los 34 millones “de los últimos días”.

Antes de la invasión rusa a Ucrania, Nord Stream transportaba unos 73 GWh por hora, abasteciendo a Alemania, especialmente dependiente del gas ruso, pero también a otros países europeos, a través del mar Báltico.

Pero el suministro se redujo a 40% de lo normal a mediados de junio, antes de una parada completa de 10 días para trabajos de mantenimiento en julio. Desde entonces, los flujos se han reanudado.

El lunes, Gazprom anunció finalmente que reduciría a la mitad sus entregas diarias a través de Nord Stream a partir de hoy, alegando una operación de mantenimiento en una turbina.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo hoy que “hay menos posibilidades técnicas de bombear” debido a que las sanciones occidentales no permiten “realizar los mantenimientos técnicos, cambiar piezas, hacer reparaciones generales y otros trabajos reglamentarios a los equipos”.

“Gazprom, que es el proveedor, suministra cuanto es necesario y cuanto es posible; a medida que se lleven a cabo estos trabajos, Gazprom tendrá la posibilidad de aumentar el bombeo”, aseguró Peskov, en su conferencia de prensa diaria.

Sin embargo, los países occidentales rechazan ese argumento y acusan a Moscú de usar el gas como arma económica y política.

El conflicto está haciendo subir los precios del gas en Europa, que ayer alcanzaron su récord desde marzo.

Suministro, en duda

Ante la amenaza de no contar con el suministro el próximo invierno, los 27 Estados miembro de la UE acordaron reducir en al menos 15% el consumo de gas entre agosto de 2022 y marzo de 2023, con respecto a la media de los últimos cinco años del mismo periodo.

Hungría votó contra la propuesta, que calificó de “inaplicable, injustificable, inútil, inaplicable y perjudicial”, según informó a la prensa el canciller húngaro, Peter Szijjarto.

Fue el único de los veintisiete miembros de la UE que se opuso a la iniciativa, que terminó por adoptarse por mayoría relativa.

Previamente, el ministro de Energía luxemburgués, Claude Turmes, calificó el acuerdo alcanzado como “la mejor medida para reaccionar al chantaje del gas de (el presidente ruso, Vladimir) Putin”.

El presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski.

Fuente: ambito.com