Acorde a lo informado por medios nacionales, el juez dio vistas a las partes del expediente tras el pedido de la República de Irán al gobierno argentino, donde solicitaron el permiso inmediato a los tripulantes para que puedan salir del país. 

Las autopartes que transportó el Boeing eran de una empresa francesa SAS que operan en México. 

 El canciller de Irán expresó mediante un comunicado “la profunda preocupación del gobierno iraní y de las familias de la tripulación iraní por la retención de sus documentos de viaje y la restricción de abandonar el país, lo que constituye una violación de los derechos humanos”.

El abogado de los tripulantes venezolanos solicitó al juzgado que se levanten las medidas restrictivas sobre sus defendidos y calificó a la investigación como una “excursión de pesca”.

“Si las medidas de restricción de derechos por su intensidad y prolongación dejan de lado la presunción de inocencia terminan constituyendo una sanción encubierta y anticipada que resulta inadmisible”, dijo.

Cabe recordar que la justicia argentina prohibió a la tripulación abandonar la Argentina mientras se investiga un posible nexo con la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, calificada como organización terrorista por Estados Unidos.

Fuente: elcomercial.com