En medio de las tensiones entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner por el cumplimiento de las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, inició hoy los primeros diálogos con representantes del organismo, para analizar la continuidad del programa en el marco de la crisis en el país, en un contexto internacional complicado.

El diálogo fue con el jefe del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Ilan Goldfajn. confirmaron fuentes de Gobierno. Ocurrió esta tarde, poco después del encuentro que mantuvieron este mediodía en la Casa Rosada la flamante funcionaria y Alberto Fernández para terminar de definir el rumbo de la política económica después de la inesperada salida de Martín Guzmán, que en buena parte incluye la proyección de un nuevo acuerdo con el organismo de crédito, así como el equipo que la acompañará en la cartera.

Poco después, la directora general del FMI, Kristalina Georgieva, reveló detalles sobre el mensaje que Batakis le transmitió al organismo. Según declaraciones a la agencia Reuters, la funcionaria “apoya los objetivos del programa de 44.000 millones de dólares” y “trabajará constructivamente” con el Fondo. Además, la funcionaria búlgara adelantó que, más tarde, ella misma mantendrá una conversación con la ministra.

En el Gobierno, mientras tanto, aún no revelaron detalles sobre la conversación, pero confirmaron que los diálogos tuvieron y tendrán lugar.

El encuentro tuvo lugar mientras Alberto Fernández y Cristina Kirchner exhiben diferencias por las metas. La vicepresidenta, muy crítica del programa que firmó Guzmán este año, exige que se negocie una reforma estructural del acuerdo que permita expandir el gasto público, ampliar los niveles de emisión monetaria y reducir los compromisos acerca de las reservas públicas en el Banco Central. Mientras que el primer mandatario apunta a una renegociación basada en las inversiones vinculadas a la energía y a las capacidades que puede ofrecer la Argentina como proveedora global de alimentos.

Fuente: elcomercial.com