En un nuevo triunfo del Banco Central de Venezuela y de la Procuraduría Especial designados por el Gobierno interino de Juan Guaidó frente a la dictadura de Nicolás Maduro, la Corte Suprema del Reino Unido ordenó al régimen pagar las costas en el juicio por el oro.

Los dos rivales políticos se enfrentan desde 2019 por el acceso a los lingotes, valorados en más de 2 mil millones de dólares y custodiados desde hace años por el Banco de Inglaterra en sus cámaras acorazadas.

En el conocido litigio por el control de las reservas de oro de Venezuela, en el cual se discute sobre la legitimación de las autoridades del Banco Central de Venezuela, entre las designadas por el Gobierno interino y la dictadura, la Corte Suprema de Justicia sentenció el 20 de diciembre de 2021 que el Gobierno de Su Majestad reconocía inequívocamente al Gobierno de Guaidó y por consecuencia a la Junta Administradora Ad hoc del BCV designada por éste, y la legitimidad del Procurador Especial designado con base en el Estatuto que Rige la Transición.

En esa misma decisión se puso de manifiesto que “el pueblo de Venezuela ya ha sufrido bastante. Es hora de un nuevo comienzo, con elecciones libres y justas de acuerdo con las normas democráticas internacionales. La opresión del régimen ilegítimo y cleptocrático de Maduro debe terminar”.

“Queda pendiente que la Corte de Comercio se pronuncie sobre el no reconocimiento de las decisiones dictadas por el Tribunal Supremo de Maduro que pretenden anular todos los actos de la Asamblea Nacional legítima electa en el año 2015″, reza un comunicado del Gobierno de Guaidó.

Y continúa: “Ahora, días antes de que se realice la audiencia para debatir, y luego decidir, sobre la ineficacia de esas írritas decisiones, la misma Corte Suprema en decisión de 7 de julio de 2022 ha ordenado a las autoridades ilegítimas del Banco Central designadas por Maduro que reintegre al Banco Central cuyas autoridades ha nombrado Guaidó, la cantidad de 400.000 libras esterlinas (aproximadamente 480.000 dólares) que fueron pagados a los abogados de Maduro en diciembre de 2020 y, adicionalmente, le ha condenado a pagar las costas (honorarios y gastos del proceso) por las incidencias y actuaciones de segunda instancia y las ejecutadas ante la misma Corte Suprema de Justicia, cuyo importe se estimará en los próximos días, y que podrían superar el millón de dólares”.

Nuevamente el Gobierno de Guaidó se anota un triunfo en las Cortes extranjeras frente a la dictadura de Maduro, al reconocerse su legitimidad y preservar importantes activos del pueblo de Venezuela.

Conforme al Estatuto que rige la transición a la democracia, estos activos no pueden usarse ni disponerse hasta tanto cese la usurpación y se restaure la democracia.

La larga saga judicial dio una victoria inicial al líder opositor en julio de 2020, que fue sin embargo anulada por un tribunal de apelación en octubre de ese mismo año.

Acumulando los recursos por ambas partes, el caso llegó en julio de 2021 a la Corte Suprema británica que el pasado diciembre volvió a dar la razón a Guaidó, pero solo parcialmente.

La máxima jurisdicción británica estableció que, al igual que el gobierno de Boris Johnson, la justicia reconoce al opositor y no a Maduro como presidente de Venezuela.

Ambos habían designado juntas directivas rivales del Banco Central de Venezuela (BCV), que dieron órdenes contradictorias al Banco de Inglaterra sobre qué hacer con el oro.

Fuente: elcomercial.com