La Cámara de Líneas Aéreas en la Argentina (Jurca) y la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT) coincidieron en repudiar el nuevo aumento del dólar turista, anunciado el miércoles a la noche. Estiman que por los impuestos ya se llega a pagar un 82% más por cada pasaje al exterior.

Las aerolíneas manifestaron su “preocupación” por la decisión del Gobierno sobre el dólar turista de llevar del 35% al 45% la percepción a cuenta de Ganancias y Bienes Personales. Señalaron que “se contrapone al incentivo del turismo y su consiguiente ingreso de divisas para el país”.

Además, advirtieron que fueron tomadas por sorpresa, ya que no habían sido notificadas por la AFIP ni ningún otro organismo oficial. 

Como consecuencia, la primera reacción fue suspender la venta de pasajes durante todo el jueves, para adaptar sus sistemas.

“Adecuar los sistemas lleva algún tiempo, pero se está organizando con JURCA y IATA para los sistemas de reservas”, dijeron en una de las principales aerolíneas europeas que aterrizan en Ezeiza.

“Se está en conversaciones para que el nuevo sistema entre en vigencia en 24 a 48 horas”, agregaron.

La percepción de la AFIP, al igual que el impuesto PAIS y otros tributos que cobra el Estado, figuran en la factura de los tickets aéreos en pesos, ya que la emisión siempre se realiza en moneda local.

Pero todos los cargos (figuren o no con detalle, lo cual varía según cada aerolínea) son calculados en proporción al precio inicial, que es la tarifa en dólares convertida al tipo de cambio oficial del día. 

Jurca es una entidad que agrupa a prácticamente todas las líneas aéreas que operan en el país. Si bien Aerolíneas Argentinas es una de sus socias, la voz cantante de esta cámara son las líneas aéreas extranjeras. Según sus números, con el nuevo incremento, cada pasajero abona en impuestos un 82% adicional sobre la tarifa. 

El comunicado, firmado por su director ejecutivo, Felipe Baravalle, señaló además que “mientras otros países se esfuerzan por continuar atrayendo el turismo receptivo, poniendo a disposición la mayor cantidad de asientos/vuelos posibles, esta medida nos lleva en sentido contrario”.

El texto completo del comunicado

A continuación, el comunicado completo de las aerolíneas:

“Desde JURCA manifestamos nuestra preocupación con motivo de la nueva Resolución General de AFIP emitida ayer 13 de julio con referencia a la Norma Modificatoria del Régimen de Percepción (Resolución General Nro. 4.815) con impacto directo a la Industria Aerocomercial y el Turismo. 

Desde la Cámara de Líneas Aéreas en Argentina–JURCA, manifestamos nuestro desconcierto y preocupación a dicha medida, la cual no fue consultada ni anticipada. La aplicación del Impuesto PAIS y la Percepción del 35% a inicios del 2020 resultaron en una caída en la demanda local, no sólo de pasajeros sino del movimiento de cargas también.

Consideramos que este incremento al 45% en la Percepción se contrapone al incentivo del turismo y su consiguiente ingreso de divisas para el país. Argentina, en los últimos tiempos, ha aplicado una serie de impuestos sobre el valor de la tarifa, como el 30% del Impuesto PAIS y ahora la actualización del 45% de Percepción + 7% de DNT (impuesto de Turismo).

Esto obliga a que cada pasajero abone en impuestos un 82% adicional sobre la tarifa, desalentando la demanda e incrementado el costo total del pasaje.

La industria aerocomercial se encuentra recuperándose de la peor crisis económica de su historia, recién operando al 55% de los pasajeros del 2019. Y mientras otros países se esfuerzan por continuar atrayendo el turismo receptivo, poniendo a disposición la mayor cantidad de asientos/vuelos posibles, esta medida nos lleva en sentido contrario, restringiendo la generación de más puestos de trabajo e incrementando la imprevisibilidad de operar y planificar en nuestro país, atentando contra la demanda y el aumento de operaciones, y exigiendo a las compañías revisar sus operaciones desde y hacia el país.

Las compañías aéreas son rentables cuando ambos sentidos (ida y vuelta) tienen factores de ocupación sanos. Si continuamos encareciendo y limitando el acceso a viajar para los argentinos (menos pasajeros emisivos), ello generará la reducción del tamaño de las aeronaves o la cantidad de frecuencias según sea el caso, lo cual impactará directamente en la viabilidad de viajes de turistas extranjeros al país (pasajeros receptivos), la capacidad de bodegas de carga para la exportación y con ello menos divisas y empleos en el país.

​Como expresamos en otras ocasiones, vemos con preocupación este tipo de restricciones a la operación aerocomercial / turística, que perjudican profundamente el desarrollo, inversión y continuidad de las compañías que generan empleo en nuestro país”.

Las agencias de turismo, duras

“Turismo no es mala palabra, somos una industria que paga impuestos y da empleo en todo el país, necesitamos reglas claras”.

Así arranca el comunicado que difundió este jueves a primera hora la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT), tras conocerse la decisión oficial de subir el impuesto solidario sobre el dólar turista.

La entidad representa a las más de 5.000 agencias de viajes argentinas y expresó su fuerte preocupación frente el anuncio del aumento del dólar turista, algo que ya había señalado la semana pasada, cuando la ministra de Economía, Silvina Batakis, había dicho en una entrevista televisiva: “El derecho a viajar colisiona con la generación de puestos de trabajo”.

“Castigar al turismo encareciendo los viajes al exterior es no comprender el funcionamiento de una industria que genera trabajo en cada rincón de Argentina”, señaló Gustavo Hani, presidente de FAEVYT.

“Con esta nueva medida estamos hablando de una carga de gravámenes del 75 por ciento para quienes quieren viajar que, como nos hemos cansado de repetir, no solo lo hacen por placer sino -en muchos casos- por obligación o necesidad”, agregó Hani en referencia a muchos otros tipos de viajes como los laborales, deportivos, culturales, científicos o por cuestiones de salud.

También el Foro Argentino de Consultores y Empresas de Viajes (FACVE) emitió un comunicado remarcando la “extrema preocupación”.

Señala que “la presión fiscal que se le impone a la industria supera el 80 por ciento ya que al impuesto país y al 35 por ciento se le deben sumar otras cargas como el impuesto de la Dirección Nacional de Turismo, tasas (municipales, aeropuertos y otras), impuesto al cheque, IVA e Ingresos Brutos”.

Los viajes al exterior, más caros tras el aumento del dólar turista.

Fuente: elcomercial.com