Carlos Orense Azocar fue extraditado desde Italia a Nueva York y enfrenta cargos por narcotráfico que conllevan una pena máxima de hasta 30 años de cárcel. Según detalla El Nuevo Herald en una investigación, se trata de uno de los principales operadores logísticos del Cartel de Los Soles y mantenía relación directa con la máxima cúpula de la organización criminal.

El grupo narco está comandado por militares venezolanos y altos funcionarios del régimen chavista. Diosdado Cabello, el número dos del PSUV, el partido al frente de la dictadura venezolana, es la principal figura del cártel según las profundas investigaciones del Departamento de Estado norteamericano.

Orense trabajaba con los también acusados venezolanos Pedro Luis Martín Olivares y Hugo “El Pollo Carvajal” y de alcanzar un acuerdo de cooperación con la fiscalía podría brindar nuevos detalles sobre el control que ejerce sobre la organización Cabello.

“Él es el hombre que maneja la logística del cartel, el que mueve la droga, para el sector que lidera Cabello”, afirmaron al Nuevo Herald fuentes familiarizadas con los manejos dle grupo.  Y detalla que Orense, quien participó en las operaciones de narcotráfico desde el 2003, administraba cerca de un 40% de las 40 toneladas que envía mensualmente el cartel.

“Este hombre es más peligroso para Diosdado que Leamsy Salazar”, agregó la fuente, en referencia al testigo estrella en el caso. Es que Salazar, que integró el primer anillo de seguridad de Hugo Chávez y fue asistente de Diosdado Cabello, colabora como “testigo protegido” de la DEA.

Conocido como “El Gordo”, Orense fue arrestado en Italia en mayo del 2021 en una pensión de Casalvieri (Frosinone, Lacio).y solicitado en extradición poco después por Estados Unidos, a donde fue trasladado en la segunda semana de junio. Ante un juez federal del Distrito Sur de Nueva York, se declaró inocente de los cargos presentados el 23 de junio.

De acuerdo a los fiscales norteamericanos, Orense participó en una empresa criminal desde 2003 hasta 2021, en Venezuela, Colombia, República Dominicana y México junto a otros conspiradores que violaron las leyes norteamericanas contra el tráfico de estupefacientes.

Las fuentes citadas por El Nuevo Herald revelaron que Orense trabajó como interventor de aduanas en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía antes de comenzar a trabajar con Martín, un ex director de la unidad de contrainteligencia del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, que enfrenta cargos de narcotráfico ante la fiscalía de Miami desde el 2015. “Tiene entre 15 y 20 años en el narcotráfico”, confirmó un ex funcionario policial venezolano. Entre las responsabilidades que tenía dentro del cartel, Orense “era quien coordinaba los envíos, se encargaba de la logística del dinero, se encargaba de la logística de enviar los paquetes de droga al exterior”, señaló.

Las autoridades estadounidenses llevan años investigando las operaciones del Cártel de Los Soles, organización conformada por militares y altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro que controla las operaciones de droga en el país petrolero.

De acuerdo a Insight Crimes, una plataforma dedicada a la investigación criminal, el término “Cartel de los Soles” se usó por primera vez en 1993 cuando dos generales de la Guardia Nacional, el jefe de la unidad antinarcóticos Ramón Guillén Dávila y su sucesor Orlando Hernández Villegas, fueron investigados por narcotráfico y otros delitos conexos. En su calidad de comandantes de brigada, cada uno usaba un sol como insignia en sus charreteras, lo que dio origen al nombre de “Cartel del Sol”. Más adelante, cuando se conocieron denuncias de la participación en narcotráfico de los comandantes de división —quienes tenían soles dobles por su rango—, el término se modificó para pasar a llamarse el “Cartel de los Soles”.

Las investigaciones, basadas en los testimonios de múltiples ex funcionarios venezolanos, apuntan a que fue el propio Chávez el que orquestó la creación del cartel pretendiendo utilizar los envíos de droga suministrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia como arma contra Estados Unidos.

El largo historial de acusaciones de participación oficial en narcotráfico llegó a su máximo en marzo de 2020, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos imputó a Nicolás Maduro, a varios funcionarios de su administración y exfuncionarios, así como a miembros de la cúpula de las FARC, por “cargos de narcoterrorismo”.

Fuente: elcomercial.com