La Guardia Revolucionaria de Irán detuvo a varios ciudadanos extranjeros el miércoles, incluida la segunda autoridad diplomática de Reino Unido en Teherán, por presuntos actos de espionaje que comprenden la toma de muestras de suelo en áreas restringidas, informó el miércoles la televisión estatal.

“Estos espías estaban tomando muestras de tierra en el desierto central de Irán, donde se llevaron a cabo ejercicios de misiles aeroespaciales de la Guardia Revolucionaria”, dijo la televisión estatal.

Las agencias de noticias internacionales no pudieron confirmar si los detenidos seguían bajo arresto o habían sido liberados.

Giles Whitaker es el embajador adjunto del Reino Unido detenido, quien fue mostrado en un video difundido por la relevisión iraní presuntamente recogiendo muestras del suelo en una zona de la región central.

La televisión añadió que el diplomático se encontraba cerca de un área donde se estaba realizando una prueba de misiles. “Whitaker fue expulsado (del área) después de disculparse”, dijo el informe.

Hasta el momento, la oficina de Asuntos Exteriores británica no ha hecho comentarios sobre lo sucedido en Irán, en momentos de tensión por la crisis interna que atraviesa el Gobierno conservador de Boris Johnson.

Entre los detenidos junto a Whitaker, la televisión informó que fue identificado el esposo de la agregada cultural de Austria en Irán, y Maciej Walczak, un profesor universitario de la Universidad Copérnico en Polonia, que estaba visitando el país en calidad de turista.

La Guardia Revolucionaria de Irán —considerada por muchos países como una organización terrorista— ha arrestado a docenas de ciudadanos con doble nacionalidad y extranjeros en los últimos años, en su mayoría por espionaje o cargos relacionados con la seguridad.

Activistas y defensores de DDHH han acusado a Irán de intentar obtener concesiones de otros países a través de arrestos a sus ciudadanos por cargos de seguridad que pueden haber sido inventados. Teherán niega haber arrestado a personas por motivos políticos.

Las conversaciones para revivir el acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales se han estancado durante meses. Un esfuerzo reciente para romper el punto muerto entre los negociadores estadounidenses e iraníes terminó sin avances en Doha la semana pasada.

Fuente: elcomercial.com