El ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, dijo hoy que el Gobierno está estudiando la posibilidad de facilitar la expulsión del país de “cualquier extranjero que haya cometido actos graves”, levantando las restricciones que rigen en la actualidad.

“Queremos permitir la expulsión de cualquier extranjero declarado culpable de un hecho grave por los tribunales, independientemente de su condición de presencia en el territorio nacional”, afirmó Darmanin en una entrevista concedida al diario Le Monde.

El Ministro señaló que en Francia no se puede deportar a los extranjeros si cumplen con ciertas condiciones, como haber llegado al país antes de los 13 años, una limitación que Darmanin quiere eliminar, recogió la agencia de noticias Europa Press.

El Gobierno tiene intención de integrar esta disposición en la futura ley de orientación y programación de la Secretaría de Gobernación, que se presentará a final del verano boreal.

Las declaraciones del funcionario se dan semanas después de que el Gobierno del presidente Emmanuel Macron perdiera la mayoría absoluta tras el triunfo en las elecciones de una coalición de izquierda.

Además de hablar de migración, el Ministro anunció un aumento de 1.250 millones de euros en el presupuesto de seguridad para el año próximo.

Fuente: ambito.com