La inestabilidad económica de las últimas semanas y la suba a valores récord por encima de los $300 del dólar blue paralizaron las operaciones en el negocio de la venta de automóviles, que ya atravesaba un panorama complicado por la falta de oferta de vehículos.

“Por ahora, los clientes están esperando que se estabilice el dólar para tomar la decisión de vender sus tenencias en dólares, a ver cuándo alcanza un techo. Mientras se han demorado las cancelaciones de las operaciones en curso, a la espera de una aún mejor cotización para pagar los pesos en que se venden los autos”, confirmó una fuente del sector.

“El que vende, cuida su stock. El sector sigue con un gran problema de oferta, sobre todo de los modelos que son extra Mercosur. Los autos de producción nacional son los que tienen más demanda. Mientras que el comprador está esperando a ver a dónde se estabiliza el valor del dólar”, destacó Alejandro Lamas, secretario de la Cámara del Comercio Automotor (CCA).

En el sector confirmaron que los precios en pesos registraron subas a principios de julio, luego de la salida del ministerio de Economía de Martín Guzmán que rondaron entre 10% y 15% para los vehículos 0 kilómetro. Ese porcentaje también se trasladó a los automóviles usados.

“En el caso de los usados hay una gran disparidad de precios. Todo depende si el que vende tiene o no necesidad de concretar la venta. Por el mismo modelo auto pueden pedir USD 18.000, USD 15.000 o $3,5 millones. El mercado está distorsionado y con mucha cautela a ver qué pasa”, agregó Lamas.

“Puede ser que contactes a un vendedor y hoy te diga que no vende. No es avivada o especulación es un modo de protegerse en un momento de incertidumbre. La gente quiere hoy sacarse los pesos de encima, prefieren tener el auto o los dólares y queda el mercado paralizado”, indicó.

Fuentes de las concesionarias remarcan que la brecha cambiaria, en este caso, a diferencia de años anteriores no genera una “oportunidad” para la compra de vehículos. “En 2013, por ejemplo, había una brecha muy amplia pero la diferencia es que no había problemas de stock. La concesionaria vendía porque luego había reposición. El problema más grave de hoy es la reposición y todo el mundo se cubre”, señalaron.

Más allá de la coyuntura local, la caída en la producción de vehículos y la falta de oferta es un tema que afecta al sector a nivel global desde el comienzo de la pandemia. Entre otros factores por la escasez de semiconductores, chips y los problemas de los proveedores para abastecerse con materias primas.

En la primera mitad del año, la venta de autos usados no consiguió despegar. De acuerdo con los datos de la Cámara del Comercio Automotor (CCA) en junio se comercializaron en la Argentina 133.930 vehículos usados, una baja del 5,81% comparado con el mismo mes de 2021. En comparación con mayo de 2022, la baja llegó a 3,34%. En tanto, en los primeros seis meses del año se vendieron 782.505 unidades, una suba del 0,01% comparado igual período del año pasado.

En cuanto a los vehículos 0 kilómetro, según las cifras relevadas por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), en junio de 2022 se patentaron 34.906 unidades, lo que representa una baja del 1,3% respecto al mes previo y una caída de 8,7% en comparación con junio de 2021.

De esta forma, en los seis meses acumulados del año se patentaron 209.440 unidades, esto es un 0,6% menos que en el mismo período de 2021, en el que se habían registrado 210.732 vehículos.

Fuente: elcomercial.com