El Directorio del Banco Central (BCRA) aprobó un nuevo instrumento para incentivar a que los productores agropecuarios vendan su cosecha de soja antes del 31 de agosto próximo.

A cambio, recibirán una cobertura de cambio por hasta el 70% de la venta de granos que concreten y, por el 30% restante, la posibilidad de comprar dólares a tipo de cambio oficial más impuesto PAÍS y retenciones a cuenta que percibe la AFIP, a un tipo de cambio “dólar ahorro”, que está en los $226,05 pesos por cada unidad de dólar.

Puntualmente, en el caso del 70% de los ingresos producidos por la venta los productores podrán realizar un depósito a la vista en las entidades financieras con retribución diaria variable en función de la evolución del tipo de cambio A3500, conocido como Dólar Link.

Además, por el 30% restante se permitirá la Formación de Activos Externos, al valor del dólar oficial más el impuesto PAÍS y las retenciones a cuenta que percibe la AFIP.

“Esta decisión del BCRA busca equilibrar a los productores agropecuarios con los beneficios que disponen los distintos sectores productivos”, señaló el organismo monetario en un comunicado.

Entre los beneficios, puntualizó la libre disponibilidad de divisas por el incremento de las exportaciones que se realicen respecto del año anterior que aplica a la industria manufacturera; el Régimen de Fomento de Inversión para la Exportación o el régimen para la industria del Conocimiento que permite aplicar parte del incremento de las exportaciones al pago de la masa salarial.

Este régimen, detalló la autoridad monetaria, “estará disponible hasta el 31 de agosto próximo”.

“Durante ese lapso, los productores podrán adquirir divisas de libre disponibilidad por 30% de los fondos obtenidos por la venta de granos con destino a la exportación y convertir 70% en un depósito de libre disponibilidad con retribución variable en función de la evolución del tipo de cambio oficial”, señaló el BCRA.

Según explicaron a Télam fuentes del Banco Central, el régimen de liquidación de granos busca “reconocer el valor en divisas que tiene el activo (soja en este caso) y despejar la incertidumbre respecto de una devaluación, que está instalada en los distintos actores económicos”.

“El objetivo es destrabar la amenaza de un sector que pensaba que había que bajar retenciones y hacer un dólar chacarero”, señalaron las fuentes, que, aseguraron, la medida está “muy hablada con los bancos y el mercado de capitales” y que, en caso de funcionar satisfactoriamente, “podría hacerse extensible a otros sectores exportadores”.

Para poner un ejemplo del funcionamiento de la medida: en una venta de $1 millón en granos de soja, el productor podrá hacer un depósito por $700.000 que estará retribuido por la evolución diaria del dólar oficial.

Con los $ 300.000 restantes, podrá adquirir alrededor de 1.327 dólares al precio del denominado “dólar ahorro” tomando como referencia la cotización de hoy de $226,05 en el Banco Nación.

La ventaja para el productor es que esos dólares son de libre disponibilidad: pueden dejarlos en el banco, retirarlos o usarlos para comprar insumos o hacer cualquier operación financiera habilitada.

Actualmente, el productor tiene como alternativa realizar un depósito por el total de la venta en plazo fijo chacarero (mínimo a 30 adías), que también se actualiza por el dólar A3500, aunque la disponibilidad de esos fondos está condicionada por el plazo al que se realizó.

En cambio, con esta nueva disposición pueden realizar el depósito y tener la remuneración y disponibilidad de forma inmediata.

“Tiene la ventaja de no asumir los riesgos de mantener la cosecha en los campos y poder aprovechar cualquier oportunidad de negocios por la disponibilidad inmediata y automática de los fondos. La estructura de este régimen considera prácticas comerciales y de ahorro tradicionales de la actividad”, aseguraron las fuentes.

De acuerdo a distintas estimaciones, las autoridades del BCRA cifran en unos US$ 10.000 millones la cosecha de soja que fue vendida que se encuentra sin fijar precio aún y que, por lo tanto, permanece acopiada a la espera de efectivizarse la operación.

“Para el Banco Central significa la posibilidad de anticipar el ingreso de divisas a la economía con un saldo económico neutro, ya que maneja el valor del dólar A3500 en el que se podrán constituir los depósitos, mientras que la AFIP podrá recaudar el impuesto país y la retención a cuenta de Ganancias, en las operaciones de compra de divisas”, detallaron desde la entidad que preside Miguel Pesce.

El director del BCRA, Agustín D’Atellis, descartó una devaluación

Afirmó que “una devaluación que algunos sectores quieren, no va a haber y este es un instrumento para marcar ese camino”, en referencia al régimen especial de liquidación de exportaciones por 30 días.

D’Atellis, en declaraciones al canal de cable C5N, señaló que “tenían dudas sobre cómo cubrirse cuando reciben los pesos, acá está el instrumento y se cubren frente a un deslizamiento del tipo cambio”.

El funcionario explicó que “el impacto fiscal es positivo porque no solo está el aumento de las exportaciones que se van a liquidar vía retenciones, sino que además en ese 30% que vuelve al mercado, está el aumento de la recaudación del impuesto PAIS y eventualmente del anticipo del impuesto a las ganancias que después se devuelve”.

Más adelante, explicó que “el productor con el 30% que accede a las divisas, luego la puede vender en los otros mercados del dólar MEP o CCL, si es que así lo desea y hacerse de la diferencia”

D’Atellis destacó que el depósito de los pesos se hace en una cuenta corriente ajustada al “dollar-linked” y no tiene la volatilidad que tiene un bono del Tesoro que cotiza en el mercado secundario, es decir, mantiene su valor. Esta cuenta tiene atrás una letra que emitimos desde el BCRA y todos los días va devengando el movimiento que tiene el dólar. A medida que necesitas los pesos los vas retirando de cualquier banco y el banco se cubre con esta letra”.

“Esta es una medida que genera un beneficio para el productor que estaba dudando que hacer con los pesos. Cuantos más lo hagan, mejor y es sólo para sortear este momento de escasez de divisas que tenemos”, remató el funcionario.

En tanto, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, afirmó que “es difícil desenmarañar la propuesta pero el mayor favorecido es el sector exportador”.

En declaraciones al canal de cable TN, Achetoni sostuvo que “de los 5.000 millones de dólares que pretende el gobierno, unos 2.200 millones de dólares están en manos de los exportadores, pero el tema es que hacemos con los pesos”.

El dirigente de la FAA afirmó que “con el 70% que nos quedamos en pesos, la opción es hacer un plazo fijo con tasa menor a la que ofrece el banco”.

Achetoni sostuvo que “el productor chico que ya vendió ve como se está hablando de medidas coyunturales y se está dejando de lado la estructura y darle condiciones a los productores para que puedan desarrollarse”.

“Entendemos que el gobierno está en una situación límite de necesidad de dólares, pero no la vemos clara y hasta diría que le dan condiciones a sectores por sobre el resto de los productores que no la van a tener y van a generar condiciones de desigualdad”, agregó el dirigente rural.

Achetoni concluyó señalando que “así como está no se le ve un gran atractivo, más para productores que van vendiendo lo que necesitan en el momento oportuno de hacer las inversiones y en un momento de tanta volatilidad”.

Fuente: elcomercial.com