La ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, no ve actualmente ninguna posibilidad de negociación con Rusia.

Así lo dijo en una entrevista con la revista Stern, informa Ukrinform.

“¿Qué se puede negociar con alguien que ni siquiera quiere pactar corredores humanitarios con el Comité Internacional de la Cruz Roja para la fuga de civiles?… Y no veo ninguna señal de que Putin dejará en paz al resto de Ucrania si (los ucranianos, ed.) dejan de contraatacar ahora”, dijo la ministro.

Está convencida de que, si se detuviera el apoyo de Occidente a Ucrania, los crímenes de guerra, como en Bucha, o los bombardeos, como en Severodonetsk, ocurrirían en más lugares.

Baerbock criticó los llamamientos a un alto el fuego inmediato y las conversaciones, como exigieron en una carta abierta “varias celebridades alemanas”.

“Si yo fuera ucraniana, encontraría esa carta ingenua, inquietante y arrogante”, dijo y agregó que el ministro de Asuntos Exteriores de otro Estado, especialmente Alemania (dada la historia), no tiene derecho a decidir por Ucrania qué parte de su país debe ceder, cuántos millones de sus ciudadanos deben someterse al dominio ruso. Por lo tanto, solo los ucranianos tienen que decidir su destino.

Con respecto a la propia Rusia, Baerbock cree que Putin “sacrifica su propio país” y que el papel de su ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en la determinación de la política es “cuestionable”. Por lo tanto, no había nada de qué hablar con él durante la reciente reunión del G20 en Indonesia, y Baerbock no quería “desempeñar un papel en un espectáculo de propaganda ruso” con un apretón de manos o una conversación.

En general, según ella, no ha tenido contacto directo con el ministro ruso desde el comienzo de la guerra.

Como se informó, durante la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de los países del G20 en Bali, Lavrov abandonó la sala inmediatamente después de su discurso y no escuchó a Baerbock, quien habló a continuación y criticó las acciones de Rusia. No hubo apretones de manos ni fotos tradicionales al margen del evento.

Fuente: ukrinform