En una reunión tensa de casi dos horas, el presidente Alberto Fernández y la vice Cristina Kirchner se reunieron anoche en la residencia de Olivos para apuntalar la marcha del Gobierno. En ese marco, resolvieron avanzar con el encarecimiento del dólar turista y desacelerar el cumplimiento de las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), uno de los puntos de máxima controversia en el Frente de Todos.

A diferencia del último encuentro, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa estuvo ausente durante el diálogo. Los temas de conversación giraron acerca del balance de los primeros días de gestión de la ministra de Economía, Silvina Batakis, y los próximos pasos en materia económica.

 El intercambio arrojó como definición el anuncio de una de las medidas comunicadas en las últimas horas: el aumento de 10% del componente impositivo de Ganancias a la compra de gastos con moneda extranjera. También resolvieron en relajar la velocidad de cumplimiento de las metas del acuerdo firmadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que no haya nuevos cambios en el Gabinete en los próximos días.

Además, definieron acompañar el proyecto de Salario Básico Universal (SBU) en el Congreso de la Nación, al que adhieren los movimientos sociales. La duda ahí es si el Frente de Todos, nuevamente, volverá a carecer de los votos necesarios para aprobarlo. Por el momento, queda descartada la opción de que la propuesta salga firmada a través de un decreto, algo que reclama principalmente por el líder del Frente Patria Grande y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Grabois.

Criatina Kirchner y Alberto Fernández se mirán durante el pultimo evento que compartieron.

Fuente: elcomercial.com