El Presidente, quien en la tarde de este jueves realizó un discurso en la reunión plenaria del Mercosur en Paraguay, se refirió al escenario inflacionario, pero de Europa y Estados Unidos. “Hay que escuchar a Europa decir que su inflación aumenta 500% y a Estados Unidos decir que la suya sube 800%”, comentó en este sentido Alberto Fernández. Si bien se refería a esa problemática evitó referirse al aumento de precios registrado en la Argentina en los últimos meses.

“Hay que escuchar a ese mundo eh, hay que escuchar a Europa decir que se queda sin energía. Hay que escuchar a Europa decir que sus inflaciones aumentan en 300, 400 y 500 por ciento. Hay que escuchar a Estados Unidos diciendo que su inflación aumenta el 800%”, señaló puntualmente el mandatario en su intervención.

Si bien las estadísticas oficiales de Estados Unidos detallaron en las últimas semanas índices históricos, esos números distan por mucho de los señalados hoy por el mandatario argentino en Paraguay. Es que en junio el país norteamericano batió un nuevo récord en los últimos cuarenta años al situar su tasa interanual en el 9,1 %, según los datos publicados este miércoles por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). En este sentido, además, la inflación interanual de la eurozona alcanzó el 8,6% en junio. También, números lejanos en relación a los brindados por Alberto Fernández.

Vale recordar que estas declaraciones del Presidente se dieron en el marco de un escenario con tensión cambiaria que llevó al dólar a $337 en Argentina y en el que el último índice de inflación registrado por el INDEC señaló un nuevo incremento. Además, hoy se supo que la canasta básica aumentó un 4,6% en junio y una familia necesitó $104.217 para no caer en la pobreza.

“Hay que escuchar a los trabajadores alemanes decir que sus salarios se deterioran porque no crecen a la velocidad que crece la inflación. Hay que ver cómo de repente el carbón volvió a ser importante cuando todos veníamos hablando de la necesidad de lo verde, de lo ambiental. ¿Saben por qué cuento todo esto? Porque tenemos que darnos cuenta del mundo en el que estamos. Y si no nos damos cuenta del mundo en el que estamos, nos vamos a equivocar. Nos vamos a equivocar mal”, advirtió en un mensaje a sus pares en la reunión de mandatarios del Mercosur realizada en Paraguay.

Este jueves se supo, además, que Joseph Biden —presidente de Estados Unidos— analiza reprogramar su reunión con Alberto Fernández en Washington por su contagio de COVID-19. En este sentido, la Casa Blanca le anticipó al embajador Arguello que el mandatario estaba contagiado y no descartó que se concrete la cita bilateral prevista para el próximo 26 de julio.

“La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) anunció hace como un mes atrás que como consecuencia de este conflicto bélico el mundo va a enfrentar una hambruna que va a lastimar a 300 millones de habitantes de este mundo”, completó el Presidente en este fragmento de su discurso.

La reunión plenaria del Mercosur quedó marcada algunas ausencias, pero principalmente por un clima de tensión entre el presidente de Argentina y su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en relación con el TLC en estado avanzado entre este país y China.

Fue en ese marco, que Alberto Fernández afirmó que “no nos ilusione la idea de separarnos y buscar soluciones individuales, con un proyecto propio que me alcance a mí, todo eso es de corto aliento”.

“No me niego en nada a analizar lo que mi amigo Lacalle Pou llama flexibilización, solo quiero que sigamos transitando juntos”, dijo el mandatario argentino y consideró que el acuerdo con el gigante asiático “deberíamos hacerlo todos juntos”.

“Si existirá la posibilidad de pensar en que China tuviera un acuerdo para el Mercosur, por qué no lo analizamos juntos”, planteó Fernández en medio de las tensiones generadas en el bloque a raíz de dichas negociaciones.

El presidente uruguayo fue claro al tomar la palabra: no frenará las negociaciones. “No me cabe la menor duda que la mejor manera de protegernos, de proteger a mi pueblo, es abriéndome al mundo. Por eso los pasos de Uruguay, que pide ser comprendido”, añadió.Aseguró que cuando se avancen las negociaciones, invitará a la mesa a los otros países del bloque. “Lo primero que queremos hacer es hablar con los socios de Mercosur, ir todos juntos. (Queremos) avanzar en ese sentido, y si podemos ir con los socios, mejor. Los invitaremos a sumarse como un bloque con más potencia negociadora”, añadió.

Fuente: elcomercial.com