Silvina Batakis se acerca a cumplir su primer semana laboral como ministra, sin anuncios ni mayores precisiones sobre el curso de acción que prevé tomar para frenar la corrida y sacar al país del riesgo híper inflacionario. Un escenario que alcanza para alarmar al más templado, pero debajo de esa incertidumbre se activa una bomba que en la City ven peligrosísima: la destrucción del mercado de bonos en pesos.

El derrumbe de los valores de los bonos que emite el Tesoro para financiarse en la plaza local y -sobre todo- el rechazo creciente del mercado a comprarlos, deja al Gobierno sin otro alternativa para financiarse que la emisión, lo que en el actual contexto inflacionario es como jugar con nitroglicerina.

Claudio Loser ex director del Hemisferio Occidental del FMI, afirmó a LPO: “Yo solía ser un optimista moderado, pero mi gran temor ahora es el derrumbe de los bonos en pesos. Si bien es cierto que hay problemas con bonos en dólares también, la catástrofe puede venir por ahí”.

“Es imposible compatibilizar las necesidades de la política, como el shock de salarios que pide el kirchnerismo con lo acordado con el Fondo. Esto es lo que se lee en el mercado que le puso un límite de 20 días a la gestión, para acomodar las expectativas”, agregó a LPO un reconocido y ministeriable economista.

En los datos, este jueves el BCRA tuvo que desprenderse de 80 millones de dólares. El sector agroexportador liquidó casi un 40% menos que la jornada previa, cuando ingresó 146 millones de dólares a las arcas del Central. Por su parte, las importaciones de energía sumaron 170 millones de dólares.  

Respecto a los bonos que vencen en 2030, hoy valen 19 centavos por cada dólar, los seguros contra default están en máximos históricos y el riesgo país oscila los 2.700 puntos.

Respecto al financiamiento, el mercado local de deuda en pesos, que viene a compensar el recorte en el nivel de emisión agudiza las dificultades que comenzaron a asomar en las últimas licitaciones de Guzmán. El Central está comprando con emisión los bonos que no renueva el mercado, pero esa jugada tiene un límite.

En ese sentido, desde el BCRA pagaron vencimientos de sus Letras de Liquidez (Leliq) para volcar pesos al mercado con el objetivo de dirigirlos a los bonos del Tesoro.

Así es como la fragilidad de la economía argentina se desangra en múltiples frentes. 

Martín Vauthier, director de EcoGo, explicó a LPO que el balance del BCRA está “muy deteriorado”.  Este economista coincide que es realmente preocupante las bajas tasas de renovación de los bonos y el derrumbe de los precios. “Hoy el Banco Central está funcionando como prestamista de última instancia, emitiendo para comprar bonos del Tesoro y sostener el precio”, confirmó.

Según Vauthier para salir de este ciclo es “muy importante que (la ministra) presente el programa económico” y agregó que “Batakis es consciente de que hay que reducir el déficit, pero queda ver si esta la capacidad política para tomar y llevar a cabo esas decisiones. En el caso de Guzmán eso no estuvo. Y si el apoyo político no está, la tarea de la ministra se vuelve imposible”.

La falta de programa económico es lo lleva a tomar medidas de coyuntura de corto plazo que explica Vauthier tienen un costo muy alto. El economista da como ejemplo el endurecimiento del cepo cambiario.

Para Agustín Berasategui de Alvaredo Consultores “Batakis parece desde el discurso defender el equilibrio fiscal, aunque vamos a ver si empíricamente esto se verifica con su gestión. Equilibrar las cuentas fiscales, no solo es una necesidad político económica sino que también forma parte del acuerdo con el FMI”.

Sobre lo acuciante de los números, Berasategui destaca que septiembre es bastante particular porque el Tesoro deberá afrontar vencimientos por poco más de un trillón de pesos.

El nombre de Silvina Batakis fue parido por la feroz interna del gobierno como una suerte de síntesis, que pasados los días aparece fragilizada. “Dimos el aval pero no la propusimos nosotros”, afirmaron a LPO desde el kirchnerismo y advirtieron “estamos esperando a ver que hace”.

LPO ya había revelado que su alienamiento con Daniel Scioli y Santiago Cafiero molestaron al kirchnerismo que la había rescatado del llano, sumándola al equipo de Wado de Pedro.

“El contexto en el que emerge Batakis es complicadísimo. El poder presidencial diluído y el apoyo a reglamento de los gobernadores. Los mismos que van a pagar el ajuste que exige el Fondo y que les va a aplicar Batakis”, agregó a LPO un conocido analista.

Lo cierto es que una de las primeras decisiones de Batakis fue comunicarse con la directora del FMI, Kristalina Georgieva. “La conversación con el FMI se dio en términos racionales, y eso da un poquito de confianza”, opinó Claudio Loser.

Con este marco trascendió que en términos del acuerdo con el FMI, Batakis le iba a pedir al organismo que la abultada cuenta de importación de combustible, no sea considerada en las metas de déficit.

“El precio de petróleo y gas viene en caída con lo cual ese no puede ser un argumento que el FMI valide. En todo caso el Fondo puede modificar la línea base debido a la inflación y al shock internacional”, opinó Loser y explicó “el problema que mira el Fondo es como se financia el Estado. Si la idea es gastar más por razones políticas, lo que se viene va a ser realmente muy complicado”.

“El ingreso universal es una preocupación. No tiene antecedentes y es bastante peligroso por el nivel de gasto que produce”, agregó Loser.

Esa es otra de las claves que parte aguas hacia dentro de la coalición goberntante, la necesidad de una potente política de ingresos que recupere el poder adquisitivo de los salarios, que en el mercado es visto como un aumento de la emisión y del déficit, contrarios a las exigencias de la hora.

“La inflación se combate con menos deficit y menos emisión. Eso lleva tiempo. Los controles de precios no sirven, generan faltantes y mercados paralelos”, señaló Loser y concluyó “no veo una síntesis posible, es la ley física de la gravedad, las cosas se caen y no dejan de caer con voluntarismo”.

Silvina Batakis fue ministra de Daniel Scioli y, como funcionaria de Wado de Pedro, peleó en la Corte con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por los fondos de la coparticipación.

Fuente: elcomercial.com