El presidente de Rusia, Vladímir Putin, negó el viernes que el alza de precios de los combustibles que disparó la inflación en todo el mundo se deba a su ofensiva militar en Ucrania y lo atribuyó a “errores sistémicos” de Occidente.

“Todos hemos oído hablar de una supuesta ‘inflación Putin’. Nuestras acciones para liberar el Donbás no tienen nada que ver con eso”, dijo Putin ante el Foro Económico de San Petersburgo.

Según el mandatario ruso, la disparada de precios “es resultado de errores sistémicos del gobierno estadounidense y de la burocracia europea”.

“Para ellos, nuestra operación [militar] es un salvavidas que les permite endilgarnos todo”, prosiguió Putin, denunciando una “política económica errónea” de Occidente.

Los países occidentales “imprimieron y distribuyeron dinero y vaciaron los mercados de otros países con ese dinero”, prosiguió.

Estados Unidos y los países europeos están confrontados a una inflación galopante que llegó a 11% en Reino Unido, debido principalmente al alza de precios de los combustibles.

Los precios también se dispararon en Rusia, a un 16,7% interanual.

Los precios del gas siguieron escalando el viernes por los recortes de entregas de la firma rusa Gazprom a países europeos, en el contexto de la ofensiva en Ucrania y de las sanciones occidentales contra Moscú.

En su discurso en San Peterburgo, Putin volvió a fustigar las sanciones “descabelladas e insensatas” impuestas a su país y aseguró que su impacto se hace sentir más en la Unión Europea que en Rusia.

Reiteró igualmente que la ofensiva rusa no es la causa del bloqueo de las exportaciones de cereales ucranianos. “No fuimos nosotros quienes pusimos minas en los puertos del mar Negro”, declaró.

Las autoridades ucranianas colocaron minas en el litoral del mar Negro para prevenir un desembarque de tropas rusas, que lanzaron una ofensiva en territorio ucraniano el 24 de febrero.

La ONU negocia desde hace varias semanas con Rusia, Ucrania y Turquía garantías que reserven los puertos del mar Negro a buques mercantes, a fin de facilitar la salida de millones de toneladas de cereales ucranianos retenidos.

Un acuerdo debería reducir los precios de los alimentos y atenuar los temores de una crisis alimentaria mundial.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Fuente: ambito.com