Los gobernadores del PJ crearon una “liga” que aspira a “construir un puente” hacia a las elecciones presidenciales de 2023 a través del cual, aseguraron, buscarán “disminuir la conflictividad interna y promover un programa antiinflacionario” para reducir la escalada de precios que el Gobierno no está pudiendo controlar.

Así lo manifestaron en un documento titulado “Por más federalismo y unidad nacional”, donde no se mencionan nombres directos respecto de las candidaturas, aunque ya es vox populi que hay varios intentos de postulación en el interior. “Nuestro espacio no pertenece a un partido político particular o a una coalición determinada, representa los intereses de nuestras provincias argentinas para defender una concepción justa y equitativa del país mediante la asignación de recursos para un desarrollo armónico y equilibrado”, dijeron en la misiva.

La carta lleva la firma de los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; Buenos Aires, Axel Kicillof; La Pampa, Sergio Ziliotto; Entre Ríos, Gustavo Bordet; La Rioja, Ricardo Quintela; Catamarca, Raúl Jalil; Santiago del Estero, Gerardo Zamora; San Juan, Sergio Uñac; Tucumán, Osvaldo Jaldo; Misiones, Oscar Herrera Ahuad; San Luis, Alberto Rodríguez Saá; Salta, Gustavo Sáenz; Formosa, Gildo Insfrán; Chubut, Mariano Arcioni; Tierra del Fuego, Gustavo Melella; y Santa Cruz, Alicia Kirchner. La presentación del nuevo espacio “de consenso y trabajo” fue presentado ante el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Según dijeron, la “Liga de los gobernadores” será un espacio de “debate, consulta y acuerdos con una agenda de trabajo concreta y con el objetivo de avanzar en políticas para una Argentina justa y federal, con unidad nacional”.

Prometieron crear “un programa consistente” durante las próximas dos semanas -de manera que sería presentado en julio-, donde se listará una “combinación de medidas y acciones que nos permitan reducir drásticamente la tasa de inflación y generar una expectativa de comportamiento decreciente”, dijo, después, el gobernador Jorge Capitanich.

En el comunicado, aseguraron que quieren “representar a nuestras provincias sean estas gobernadas por radicales, peronistas, movimientos provinciales o del PRO, perteneciente al Frente de Todos o Juntos por el Cambio”, aunque todos los firmantes son del PJ.

Lo presentaron ante el diagnóstico conjunto de que existen diferencias en el país en la “infraestructura pública disponible, la competitividad de nuestras economías regionales, el precio inequitativo de los combustibles, las asimetrías de las tarifas energéticas y en los subsidios al transporte”. “Es tiempo de construir consensos estructurales respecto a políticas para el desarrollo productivo con el objetivo de generar nuevos empleos de calidad”, aseguraron.

En el documento, además, ratificaron su apoyo a la ampliación de la Corte Suprema a 25 miembros. La iniciativa, que ingresó hace tres días por el Senado, empezará a ser tratada la semana. La impulsó el kirchnerismo y tiene el aval de Alberto Fernández y de los mandatarios provinciales, porque promete mayor participación a las provincias. Aunque ya provoca una fuerte polémica con el Poder Judicial y en la oposición.

El proyecto de ley se empezará a tratar la semana que viene en las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales del Senado, a donde ingresó esta semana con la firma de los senadores oficialistas José Mayans y Anabel Fernández Sagasti, ambos muy ligados a Cristina Kirchner, respectivamente presidente y vicepresidenta del interbloque del Frente de Todos.

No es una sorpresa que los gobernadores oficialistas le den apoyo al proyecto. Antes de su presentación fue cuidadosamente consensuado con ellos. Pero hoy buscaron ratificar el consenso. Lo hicieron a través de un comunicado unificado detrás de la figura de una “liga” que empezarán a usar para expresar posiciones en conjunto y, eventualmente, para impulsar la candidatura de uno de sus representantes.

Fuente: elcomercial.com