El precio de los combustibles en Alemania sigue en alza, pese a la reducción de impuestos aplicada por el Gobierno de ese país para intentar paliar la inflación anual, que ya alcanzó el 7,9% en mayo, según advirtió la Asociación Alemana de Automovilistas (ADAC).

La medida del Gobierno alemán sobre los combustibles parece no repercutir en los consumidores ya que los precios se habían estancado tras una caída inicial, pero subieron en los últimos días.

Según la entidad, el precio de la gasolina sin plomo E10 subió 1,6 centavos en 24 horas, hasta 1.960 euros por litro (2,10 dólares), mientras que el gasoil se mantuvo en 2.001 euros, publicó hoy la agencia de noticias DPA.

En este sentido, un portavoz de la ADAC manifestó que “esto va en la dirección completamente equivocada”.

Los precios volvieron a subir tanto el jueves como el viernes, llegando a los 1.921 euros el precio medio del litro del E10 y 1.969 el del gasoil, en toda Alemania.

El E10 se encuentra 26,1 centavos más barato y el gasoil 7,5 centavos más barato que el día anterior a la puesta en vigor de la reducción de impuestos el 1 de junio.

No obstante, las cifras muestran que ninguno de los dos bajó al mismo nivel que la reducción fiscal, que fue de 35,2 centavos por litro para el E10 y de 16,7 centavos para el gasoil.

Fuente: ambito.com