Para los industriales la inestabilidad en el mercado de pesos ante las versiones de un potencial reperfilamiento de vencimientos no fue el mejor escenario, porque ya empiezan a notar que hay sectores en los que el dinamismo es menor al del año pasado. Datos que manejan las empresas revelan que ya para los primeros cinco meses la actividad de varios sectores de la industria se está “amesetando” y en algunos casos ya muestran una caída. De acuerdo con la Unión Industrial Argentina (UIA), la cantidad de empresas que dicen que han mejorado su producción está por debajo de los niveles que había a fines del año pasado.

El tema, que genera preocupación, es motivo de análisis recurrente en la Junta Directiva de la central fabril que se reúne martes por medio. Allí, los representantes del interior del país advierten sobre los problemas serios que están teniendo las economías regionales ante la falta de combustible. Los empresarios, en su mayoría pymes, están preocupados “por el aumento del precio y el abastecimiento de gasoil, la dinámica del acceso a divisas para la compra de insumos importados y el impacto del incremento de los costos logísticos -aumento en fletes y containers-, entre otros temas”, según dice el último comunicado de la Junta de la UIA

En ese sentido, un relevamiento del Centro de Estudios de la UIA (CEU) revela que si bien el porcentaje de empresas con incremento en la producción se amplió a 32,8% respecto del 21,5% registrado en enero, en comparación con el último trimestre de 2021, los datos muestran un amesetamiento. “En octubre de 2021, el porcentaje de empresas con mejoras de la producción superaba el 40%”, dice el reporte. En relación a las ventas, el 31,3% de las empresas dice que subieron, pero en el último trimestre del año pasado era el 40%.

Aparentemente, un elemento exógeno está pesando, según indica el reporte, “Las dificultades locales en materia de costos, insumos y logística, se agravaron desde el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania”, dice el CEU. El trabajo profundiza que ” 9 de cada 10 empresas se vieron afectadas por la suba del costo del transporte y 7 de cada 10 por la suba de los costos de la energía”. Se relevaron factores de preocupación como la dificultad para el abastecimiento de insumos (58% tuvo dificultades) y en los pagos de importaciones (45% tuvo dificultades).

Otro reporte, de una de las cámaras que integran la UIA, la Asociación de Fábricas de Autopartes y Componentes (AFAC), advierte de una merma de la producción en el primer cuatrimestre del año del 5,9% respecto de igual período del año pasado. “Este resultado tuvo como principal causa el bajo nivel de actividad registrado durante los primeros meses de 2022”,señala AFAC. El reporte agrega que en abril, al igual que ocurrió con la industria en su conjunto y los otros rubros relacionados al complejo sectorial, el autopartismo “presentó una leve caída respecto a marzo que se ubicó en 1,1%, acompañando la tendencia registrada por el resto de los sectores”. 

Durante el fin de semana largo, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, advirtió que para mejorar los niveles de producción y competitividad es necesario lograr “estabilidad macroeconómica” y que se controle la inflación para dar un marco de certidumbre. “Lo que preocupa es la inflación porque por la falta de previsibilidad que provoca. Necesitamos estabilidad económica para producir”, afirmó el titular de la central fabril, quien prevé un primer encuentro con el flamante ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, en los próximos días. Scioli no le resulta desconocido a los empresarios. En su función de embajador en Brasil visitó en varias oportunidades la central Funes de Rioja insistió en que es “necesario despejar las dudas a nivel nacional” para hacer frente a un “escenario internacional imprevisible y de mucha incertidumbre” debido a los efectos de la invasión de Rusia a Ucrania. Entre otros untos, insistió en la necesidad de una reducción impositiva y pidió “nivelar la balanza”.

Fuente: elcomercial.com