Los ciudadanos de seis de los 32 estados federados de México votaron este domingo para elegir a sus gobernadores en un clima tenso, especialmente en el sureño Oaxaca, tras el reciente asesinato de un dirigente oficialista y con algunos incidentes.

Los centros de votación se cerraron a las 18 (las 20 en la Argentina) y se esperaba que algunas horas después comenzaran a divulgarse los resultados.

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena, de izquierda) del presidente Andrés López Obrador, que gobierna 16 estados y tiene aliados al frente de otros dos, era favorito para imponerse en Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas.

En cambio, las encuestas previas favorecían al Partido Acción Nacional (PAN, conservador) para retener Aguascalientes y al Partido Revolucionario Institucional (PRI, de centro) para ganar en Durango, aunque en este caso con poco margen sobre Morena.

En Oaxaca se reportó que pobladores de la comunidad de Copalita prendieron fuego a un centro de votación en protesta porque el gobierno federal no envió ayuda tras el paso del huracán Ágatha, que dejó nueve muertos.

Asimismo, la fiscalía oaxaqueña informó que investigaba las circunstancias del asesinato, ocurrido el viernes, del médico Carlos López, militante de Morena y cercano al candidato a gobernador de ese partido, Salomón Jara.

“Todo va a transcurrir tranquilo”, vaticinó el presidente Andrés López Obrador en breves declaraciones a la prensa sobre la situación en Oaxaca, según la agencia de noticias AFP.

La campaña transcurrió sin mayores sobresaltos, con el tema de la seguridad como eje en estados como Durango y Tamaulipas, por años presa de disputas entre carteles del narcotráfico, y Quintana Roo, el centro turístico sacudido por algunos ataques armados a plena luz del día.

Fuente: elcomercial.com