Elon Muskfue denunciado por promover una supuesta estafa piramidal por Dogecoin, la criptomoneda meme incentivada por el empresario. La denuncia fue realizada por un inversionista llamado Keith Johnson, que dice que perdió dinero después de invertir en la criptomoneda y se describió a sí mismo como un “ciudadano estadounidense que fue estafado”. Johnson solicita que su denuncia, presentada en un tribunal de Nueva York, se clasifique como demanda colectiva en nombre de quienes han sufrido pérdidas al invertir en Dogecoin desde 2019. Pese a esto, el empresario ratificó su apoyo a la moneda y posibilitó un impulso del 6% en las últimas horas.

“Seguiré apoyando Dogecoin”, expresó Musk en su cuenta de Twitter. Acto seguido, recibió un comentario que le reclamó: “Pero seguí comprando en él”, a lo que el multimillonario respondió: “Lo hago”. Tras esta señal, la criptomoneda meme líder sube 8% en las últimas 24hs tras una mala racha de pérdidas en torno al 13% en la última semana en medio de un clima inestable en el mercado criptográfico en general.

Por supuesto que estaba suba está muy lejos de los 72 centavos que tocó Dogecoin en mayo del año pasado. Musk ha sido el animador de más alto perfil de Dogecoin desde abril de 20190 cuando tuiteó: “Dogecoin puede ser mi criptomoneda favorita”. A lo largo de 2020 y 2021, las búsquedas de Dogecoin en Google aumentaron cada vez que Musk tuiteó sobre la moneda meme.

Los creadores del Dogecoin -inventado en 2013- dicen que pretendía ser una respuesta irónica a dos grandes fenómenos de Internet: las criptomonedas como Bitcoin y la imagen de un meme de un perro Shiba Inu.

Johnson declaró que cree que Musk aumentó “el precio, la capitalización de mercado y el volumen de negociación del Dogecoin” a través de su promoción. Para ejemplificar incluyó tuits de Musk -el hombre más rico del mundo que tiene más de 98 millones de seguidores en Twitter- incluido uno que prometía que SpaceX “pondría una Dogecoin en la mismísima luna”.

El demandante incluyó a Tesla, fabricante de automóviles eléctricos propiedad de Musk, ya que acepta al Dogecoin como pago por ciertos productos derivados. SpaceX también fue incluido por haber nombrado doge a uno de sus satélites.

Johnson vinculó a la criptomoneda con un esquema piramidal, pues no tiene valor intrínseco ni es un producto. Además, no está respaldada por un activo tangible y la cantidad de “monedas” es ilimitada. Las demandas de inversionistas que se sienten engañados por las promesas de la moneda virtual están aumentando en Estados Unidos.

Fuente: ambito.com