Mientras el avión de Boeing modelo 747-300M con matrícula YV3531 que la venezolana Emtrasur le adquirió a la iraní Mahan-Air continua en el Aeropuerto de Ezeiza y sus 19 tripulantes iraníes y venezolanos permanecen todavía retenidos en un hotel cercano, una nueva aeronave con una historia similar voló este miércoles desde Caracas a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, y de allí su pasaje continuó viaje en un vuelo de Boliviana de Aviación hacia Buenos Aires.

Se trata de un Airbus A340-642 con matrícula YV3535, que también fue vendido por la iraní Mahan-Air a la venezolana Conviasa, la matriz estatal bolivariana de la que depende Emtrasur. El avión realizó hace apenas dos días su vuelo inaugural hacia la Isla Margarita con 70 pasajeros, entre ellos “23 turoperadores e influencers provenientes de la República Islámica de Irán”, según reportó la autoridad de aeropuertos venezolana. En la terminal Santiago Mariño de la isla caribeña, los iraníes fueron recibidos con todas la pompa por las autoridades bolivarianas.

Este miércoles, Conviasa -sancionada desde hace dos años por el gobierno de Estados Unidos- asignó el flamante Airbus llegado desde Irán para el vuelo V09502 con destino a Buenos Aires y con “escala técnica en Santa Cruz de la Sierra”, Bolivia. En realidad, por temor a que sea retenido en Ezeiza como ocurrió con el avión de Emtrasur, el avión de Convisa aterrizó en el Aeropuerto de Viru Viru y de allí su pasaje continuó hacia Buenos Aires en otra aeronave de Boliviana de Aviación.

El vuelo arribará a Buenos Aires esta noche y partirá a las 21.30 con el código OB9709 de regreso a Santa Cruz y de allí con el Airbus de Conviasa continuará hacia Caracas.

Luego de que el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, descartara que el piloto tuviese alguna relación con la Guardia Revoloucionaria Iraní -“es un homónimo”, aseguró-, la Justicia argentina podría devolverle los pasaportes a los iraníes y venezolanos y, en tal caso, estarían habilitados para abordar el avión de Boliviana de Aviación esta misma noche.

El avión del escándalo

El viernes pasado, el Gobierno argentino inmovilizó en Ezeiza un avión de carga con bandera venezolana que había pertenecido la empresa aérea iraní Mahan-Air. La aeronave en cuestión se trata de un Boeing modelo 747-300M con matrícula YV3531, propiedad de la empresa Transportes Cargo del Sur (Emtrasur), una filial de la compañía Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa). Llegó al país procedente de México el 6 de junio pasado, en una primera instancia intentó aterrizar en Ezeiza, pero debido a la niebla que hubo aquellos días, tuvo que ir al Aeropuerto de Córdoba y por la tarde sí se dirigió a la terminal internacional.

Según se conoció, el avión traía autopartes para la fabricación de asientos y panel de instrumentos para el modelo Taos, que la empresa automotriz Volkswagen produce en la Argentina, en su planta de General Pacheco, y que adquiere a través de la autopartista SAS.

El avión quedó bajo la lupa de la justicia argentina luego de que se activaron las alertas internacionales ya que en su tripulación había 14 venezolanos y cinco iraníes. Irán es uno de los principales aliados comerciales de Venezuela. De hecho, Maduro visitó la semana pasada Teherán para firmar convenios de cooperación bilateral por 20 años enfocados en la industria petrolera. En esa visita, el mandatario venezolano elogió la intervención que hizo el presidente argentino Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas en Los Ángeles. “Ha hecho un discurso firme, claro, valiente y puso todo en su lugar” – señaló Maduro – y “le puso la guinda a la torta”.

Los destinos más frecuentes de este Boeing 747-300 adaptado para carga son Serbia e Irán. Aunque todavía es un misterio por qué si el avión utiliza bandera venezolana su tripulación está integrada habitualmente por iraníes en distintos viajes por América Latina, como ocurrió con Argentina y el mes pasado ya había sucedido en Paraguay.

Los vuelos del avión venezolano a Irán se repitieron todos los meses, desde febrero hasta mayo, cuando se concretaron tres tramos, según la información contenida en la base de datos Flight Radar. Algunos de esos vuelos se realizaron directamente desde Caracas y, en otras ocasiones, la aeronave de carga ya estaba en otros destinos más cercanos a Teherán.

Fuente: elcomercial.com