El mieloma múltiple es un tipo de cáncer en la sangre que se vuelve especialmente peligroso porque su principal síntoma son los dolores de espalda, por lo que puede ser confundido fácilmente con dolencias de tipo de muscular o propias de algún esfuerzo físico.

Según especifica un informe de la BBC, se trata de un tipo de cáncer que afecta el sistema hematológico y, principalmente, produce complicaciones en los riñones y en los huesos. Ataca las células plasmáticas, un tipo de glóbulo blanco que tiene la función de producir anticuerpos para combatir infecciones. En lugar de células sanas aparecen versiones malignas que produce anticuerpos anormales, conocidos como proteína M o proteína monoclonal, los cuales dañan diferentes partes del cuerpo.

Pero -y aquí está el riesgo- los pacientes suelen sentir, antes que cualquier otro síntoma, lumbalgia, una afección bastante genérica que puede ser resultado de una simple noche de sueño en una posición incómoda, de un entrenamiento intenso en el gimnasio o de muchos otros factores del día a día.

La enfermedad puede conducir a fracturas, ya que deja los huesos más débiles; anemia, debido al exceso de células plasmáticas en la médula ósea, las cuales generan una reducción en el número de células formadoras de sangre; y en casos más severos, insuficiencia renal. Aunque es raro, es el segundo cáncer de la sangre más común en el mundo. La enfermedad es más común en personas mayores de 60 años, pero también se diagnostica en personas más jóvenes.

Se lo puede detectar mediante un análisis de orina o un análisis de sangre llamado electroforesis de proteínas séricas, ordenado cuando los síntomas indican enfermedad inflamatoria, enfermedad autoinmune, infección aguda o crónica, enfermedad hepática o renal.

Fuente: ambito.com