Aproximadamente 200 personas, entre hombres, mujeres y hasta niños, atacaron ayer la sede de la Prefectura Naval para recuperar cubiertas de vehículos incautadas por presunto contrabando. El comandante Velázquez lamentó la violencia e indicó que poco pudieron hacer para evitar que las personas se lleven de vueIndicó que existe un protocolo de accionar para estos casos y no pueden actuar para evitar que la violencia sea aun mayor y se produzcan heridos o hasta muertos.

“Probablemente se buscaba que alguien muera. Había mujeres, niños… Hay un protocolo de seguridad que se respeta”, agregó.

En ese sentido, confirmó que existen muchas filmaciones y fotos que ya fueron presentadas ante la Fiscalía para oficializar una denuncia y que los agentes fiscales tienen elementos suficientes para identificar a los involucrados. “Vamos a insistir y estar detrás de la denuncia, es lo mínimo que podemos hacer, dejar como precedente, mas allá de que sabemos que esto será largo jurídicamente hablando”, declaró.

La carga fue requisada en la zona de Loma, en la ciudad de Alberdi, y fueron detenidas 18 personas junto con los vehículos que transportaban la carga. Ninguna mercadería contaba con la documentación requerida para una importación o exportación legal. La turba recuperó gran parte de las cubiertas y parte de las bolsas de soja incautadas.

“El monto (de lo incautado) era importante si (la carga) quedaba en su totalidad, pero han recuperado una parte. Sin embargo, el hecho vandálico (…) Lo que hay que considerar (…) Los responsables de estos tipos de acciones deben ser enviados a la cárcel, que quede como ejemplo”, sentenció el almirante Velázquez.

Fuente: elcomercial.com