La Cámara de Diputados aprobó este jueves y giró al Senado el proyecto que prorroga el denominado blanqueo a la construcción por un año. La norma recibió 172 votos afirmativos, 20 negativos y 45 abstenciones.

La Ley de Incentivo a la construcción federal Argentina y acceso a la vivienda, presentado por el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa y por el titular de la bancada del PRO, Cristián Ritondo, busca activar la construcción con incentivos impositivos para quienes declaren bienes.

El impuesto especial se determinará sobre el valor de la tenencia que se declare, expresada en moneda nacional al momento de ingreso a la cuenta especial.

En base al esquema previsto para los bienes ingresados desde la fecha de entrada en vigencia de la ley y hasta transcurrido el plazo de 90 días corridos, la alícuota que deberán tributar será del 5%.

En tanto, la tasa que deberán pagar los ingresados desde el día siguiente de vencido el plazo anterior y hasta transcurridos otros 90 días, será del 10%. Por su parte, los declarados desde el día siguiente de vencido el primer plazo y hasta transcurrido 180 días corridos, abonarán una alícuota del 20%.

En diciembre pasado finalizó la primera etapa de la prórroga y buscaron implementar la ampliación con el proyecto de Presupuesto 2022, que finalmente fue rechazado con el voto opositor en el recinto, por lo cual no se pudo extender el sistema.

Además, exime del impuesto sobre los bienes personales al valor de las inversiones hasta la finalización de la obra y autoriza un diferimiento del pago del Impuesto a la Transferencia de Inmuebles.

Al comenzar el debate, la miembro informante por parte del oficialismo, Mónica Litza, argumentó la importancia del proyecto, al destacar que “la construcción motoriza la economía en varios rubros, actúa como una locomotora que impulsa a otros sectores. Cada vez que la economía crece, crece el impulso del desarrollo de la construcción”.

A su turno, su compañero de bloque, Marcelo Casaretto, fue el encargado de solicitar que se incorpore al texto del proyecto el programa “Puente al empleo”, para transformar en trabajo genuino los planes sociales. “Este régimen tuvo impacto el año pasado, cuando Argentina creció un 10% y la construcción creció un 33%”, aseveró el legislador.

Por el PRO, Victoria Morales Gorleri, explicó que la cuestión de las viviendas “es un temaque perjudica a miles de familias en nuestro país que hoy no encuentran una respuesta para acceder una la misma o para poder alquilar”. “Esta fue una ley discutida y votada en su momento, pero que por circunstancias que conocemos no llegó a aplicarse, y nos parece importante prorrogarla para dar una respuesta en este sentido”, completó.

En tanto, el economista Ricardo López Murphy pidió previsibilidad. “El régimen impositivo argentino ha llegado a una crisis irreversible, no puede ser que estemos todos los días inventando impuestos y todos los días haciendo blanqueos. Necesitamos reglas que den previsibilidad y que no haya discriminación”, dijo.

Por su parte, el legislador del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, criticó que lo que plantea la ley “son beneficios que van a tener las grandes constructoras, no se está beneficiando a las 3.800.000 familias que tienen problemas habitacionales”.

Según expresó ayer Sergio Massa, la prórroga puede representar un adicional de inversión privada de entre 4.000 y 4.500 millones de dólares.

Fuente: ambito.com