El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, volvió a expresar sus cuestionamientos este jueves el sistema electoral de su país al afirmar que “se cierna la sombra de la sospecha”, durante un evento sobre el mercado global de carbono en Rio de Janeiro.

“Quien por ventura vote por el otro lado, queremos que sea respetado, así como quien vote de nuestro lado. No podemos tener un sistema electoral sobre el cual se cierna la sombra de la sospecha”, declaró el primer mandatario.

Sin embargo, Bolsonaro repitió que no se encuentra en contra de los sufragios: “El voto es el alma de la democracia y por eso tiene que ser contado públicamente y auditado”.

El líder de la ultraderecha lleva varios meses con cuestionamientos hacia la urna electrónica, que se usa desde 1996 y permite conocer los resultados la misma noche de la elección, en un país con 213 millones de habitantes.

Esta semana subió el tono de su discurso sobre el tema y le advirtió a sus seguidores que el país “puede tener unas elecciones conturbadas” este año.

“Imagínense que terminan las elecciones y se cierne, hacia un lado o hacia el otro, la sospecha de que no fueron limpias… no queremos eso”, afirmó Bolsonaro ante una platea de empresarios.

De acuerdo a los últimos sondeos, la intención de voto continúa en mayor número hacia el expresidente Lula da Silva, mientras que Bolsonaro quedaría segundo en la primera vuelta.

Según resultado de la nueva encuesta del Instituto de Pesquisas Sociales, Políticas y Económicas (Ipespe), el líder del Partido de los Trabajadores ganaría con un 54% y Bolsonaro alcanzaría un 35%.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Fuente: ambito.com