Al menos tres personas resultaron heridas de bala, una de ellas de gravedad, y otras dos personas fueron detenidas en Santiago de Chile en el marco de la conmemoración del Día del Trabajo, según confirmaron fuentes policiales.

Durante una marcha convocada en el céntrico barrio de Estación Central, un grupo de personas disparó contra manifestantes que se congregaron para conmemorar el Primero de Mayo, resultando heridas de bala tres personas.

 Una de ellas, una mujer que trabajaba para un medio de comunicación comunitario, fue herida en el cráneo y se encuentra en riesgo vital, mientras que una cuarta persona recibió un impacto de una piedra en la cabeza, señalaron desde el cuerpo de Carabineros.

Durante la marcha, los manifestantes tomaron supuestamente artículos de la calle como basura y otros objetos para realizar barricadas incendiarias, lo que podría haber desatado la violencia por parte de un grupo de residentes o trabajadores del barrio que efectuaron los disparos, según el relato oficial.

“Hubo enfrentamientos entre comerciantes ambulantes que lamentablemente hicieron uso de armas de fuego y lesionaron a tres personas, dos de ellas mujeres y un hombre también lesionado por impacto balístico”, informó Enrique Monrás, Jefe Zona Metropolitana de Carabineros.

“Estamos naturalizando la violencia, no podemos permitir que bandas delictuales se tomen las calles de nuestro país”, sostuvo más tarde el presidente Gabriel Boric, en declaraciones al canal de noticias 24 horas.

Fueron detenidas dos personas, una de nacionalidad venezolana y otro colombiana, en el que fue el primer Día Internacional del Trabajo en las calles tras dos años de conmemoraciones virtuales por la pandemia.

En la zona se produjeron además saqueos, quemas de paraderos del transporte público y barricadas incendiarias, informaron desde Carabineros.

Los disturbios se produjeron en una marcha minoritaria convocada por la Central Clasista de Trabajadores, paralela al encuentro más masivo que normalmente convoca la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile, que se hizo en una zona cercana.

La cita de la CUT reunió a cientos de personas que marcharon sin incidentes desde la céntrica Plaza Italia por la Alameda, que atraviesa Santiago, con escasa presencia de funcionarios policiales.

“Estamos felices, es un día especial y particular después de dos años de encierro (por el covid-19)” para “reconocer la labor de muchos compañeros y compañeras como los trabajadores de la salud, del comercio y del transporte, que fueron fundamentales en esta pandemia”, dijo David Acuña, presidente de la CUT.

La marcha se desarrolló sin incidentes y en ella también participó la ministra del Trabajo Jeanette Jara, la primera militante del Partido Comunista en asumir dicho cargo tras el retorno de la democracia en Chile (1990). Jara fue también artífice del acuerdo alcanzado con la CUT y organizaciones de medianas y pequeñas empresas para aumentar en un 12,5% el salario mínimo, incremento que debe ser ratificado por el Congreso.

El evento, que culminó con un espectáculo musical, contó con la participación de varias autoridades, que destacaron reclamos populares como la congelación de los precios, la reforma al sistema de pensiones y el aumento del sueldo mínimo.

Sobre esto, la ministra de Trabajo, Jeanette Jara, anunció que la subida del salario mínimo de 350.000 pesos a 400.000 pesos -propuesta por el Ejecutivo hace semanas- empezará a regir con carácter retroactivo desde este domingo, en caso de aprobarse en el Parlamento.

Se celebraron otras marchas puntuales en regiones como la costera Valparaíso, que transcurrieron también sin incidentes.

Manifestantes son dispersados con cañones de agua en el centro de Santiago.

Fuente: elcomercial.com