Jair Bolsonaro afirmó que Bolivia redujo el 30% la provisión de gas natural a Brasil para entregarlo a la Argentina y afirmó que se trata de un “negocio orquestado”. El presidente brasileño emitió estas declaraciones tras destituir al nuevo presidente de Petrobras, José Mauro Coelho –posesionado hace 40 días-, en medio de una creciente presión social por el alza de los precios de los combustibles y en un escenario político electoralizado en donde tiene como uno de sus principales contrincantes el expresidente Luiz Inacio “Lula” da Silva.

“Bolivia cortó 30% de nuestro gas para entregarlo a la Argentina. ¿Cómo actuó Petrobras también en esta cuestión? El gas, si hay que comprarlo en otro lugar, es cinco veces más caro. ¿Quién va a pagar la cuenta y quién va a ser el responsable? Es un negocio que parece orquestado para favorecer exactamente ustedes saben a quién”, dijo Bolsonaro.

Según datos de la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) de Brasil, la entrega de gas en el punto de recepción de Corumbá, en el inicio del tramo brasileño del Gasoducto Bolivia-Brasil ya se redujo a cerca de 15 MMm3/día en el promedio de mayo, informó el portal EconoJournal.

YPFB, según datos oficiales, debe exportar entre 14 y 20 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) al mercado brasileño, de acuerdo a la octava adenda firmada en el Gobierno transitorio.

El 7 de abril pasado, luego de meses de negociación, los presidentes de Bolivia, Luis Arce, y Argentina, Alberto Fernández sellaron un acuerdo en el que YPFB se comprometía a vender a su par argentina IEASA, 14 MMm3/día de gas durante el invierno, un volumen que puede aumentar en función de una mayor disponibilidad del recurso energético en Bolivia. Antes de ese encuentro, el presidente de IEASA, Agustín Gerez, incluso llegó a anticipar que las entregas de YPFB llegarían a 16 MMm3/día.

Fuente: ambito.com