Letonia, Estonia y Lituania decidieron este sábado cortar la importación de gas procedente de Rusia y encolumnarse en la medida con Estados Unidos.

La información fue confirmada por Uldis Bariss, director de Conexus Baltic Grid, el operador de almacenamiento de gas natural de Letonia, en declaraciones radiales que generaron sorpresa en el país báltico.

“Desde el 1 de abril, el gas natural ruso ya no fluye hacia Letonia, Estonia y Lituania”, sentenció el ejecutivo e instó a los demás países de la Unión Europea a continuar por la misma senda.

“Si todavía existían dudas sobre si podía haber confianza en los suministros desde Rusia, los acontecimientos actuales nos muestran claramente que ya no hay confianza”, añadió.

Bariss, a modo de generar tranquilidad en la población, pero principalmente en las empresas que requieren el suministro diariamente, aseguró que el mercado báltico se abastecía actualmente de las reservas de gas almacenadas en el subsuelo de Letonia.

Las declaraciones del CEO fueron seguidas por el presidente de Lituana, Gitanas Nauseda, quien fue tajante al ponerle fecha a la decisión: “A partir de este mes, ya no hay gas ruso en Lituania”.

“Hace años mi país tomó decisiones que hoy nos permiten romper sin dolor los lazos energéticos con el agresor”, escribió en su cuenta de Twitter y agregó: “Si nosotros podemos hacerlo, el resto de Europa también puede hacerlo”.

La determinación de las tres naciones se da luego de que el presidente ruso Vladimir Putin diera un ultimátum a Europa al obligar a sus miembros a abrirse cuentas bancarias en rublos si deseaban seguir con el abastecimiento del servicio.

“Deberán abrir cuentas en rublos en bancos rusos. Los pagos del gas que se entregará desde mañana, 1 de abril, se harán desde esas cuentas”, ordenó Putin en una reunión gubernamental.

Para sumar mayor presión, fijó: “Nadie nos regala nada. Nosotros tampoco vamos a hacer beneficencia. Si no hay pagos, se suspenden los contratos”.

Putin argumentó con un conflicto reciente relacionado a los abonos por el gas: “Entregamos nuestros recursos a los consumidores europeos, en este caso gas. Ellos recibieron el gas, nos pagaron en euros y luego congelaron esos pagos. Tenemos fundamentos para considerar que una parte del gas ha sido entregado a Europa, de hecho, gratis”.

El gas de Rusia ya no llegará a Letonia, Estonia y Lituania

Fuente: ambito.com