Un barco dedicado al turismo con unos 7.500 litros de diésel se hundió este sábado frente a las islas Galápagos, en el Pacífico de Ecuador, y las autoridades alertaron sobre su impacto ambiental sobre una zona que es Patrimonio Natural de la Humanidad.

La embarcación de nombre Albatros contenía “2 mil galones de diésel (7.570 litros) al momento del suceso” y toda su tripulación fue rescatada con vida.

“Los cuatro tripulantes de esta embarcación, se encuentran con vida”, informó la petrolera estatal Petroecuador.

Al momento del siniestro, se encontraba frente a la isla Santa Cruz cuando comenzó a hundirse, indicó el Ministerio del Ambiente en un comunicado.

La cartera aseguró que “existe presencia de una mancha superficial de combustible en varios puntos de la bahía” Academia.

Asimismo, señaló que se tomaron “inmediatas para reducir los impactos de siniestro sobre los ecosistemas marinos” y que se suspendieron “las actividades acuáticas en algunos sitios de visita”.

A fin de morigerar las consecuencias, “en la zona primera del siniestro se colocaron barreras de contención, salchichas y paños absorbentes para aislar el combustible que libera la embarcación hundida” frente a Puerto Ayora, capital de Santa Cruz.

La petrolera afirmó luego que la nave transportaba turistas para la práctica de buceo y que alrededor del sitio del hundimiento se “colocaron barreras de contención y dispersante para limitar posibles impactos negativos al entorno”.

“El armador ejecutará acciones de reflote (de la embarcación), en base al protocolo de contingencia”, según el PNG.

La directora subrogante del organismo, Jenifer Suárez, dijo que “la embarcación se encuentra hundida” y que “se han colocado las barreras de contención y evaluado la aplicación de dispersantes en diferentes sitios de la bahía” Academia.

Fuente: ambito.com