Rusia amenazó con “destruir” a los últimos 2.500 combatientes ucranianos y 400 “mercenarios” extranjeros que resisten Mariupol, atrincherados en una planta de producción de acero bajo la cual corre una vasta red de túneles, luego de que expirara el plazo que tenían hasta este mediodía de para rendirse y seguir con vida.

Mientras tanto, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelesnki, pidió más armas a Occidente para conservar alguna posibilidad de salvar Mariupol y aseguró que hay dos opciones: o el suministro de más armas o “la vía de la negociación” en la que “el rol de los aliados debe ser igualmente decisivo”.

Sin diálogo diplomático

El gobierno de Ucrania afirmó este domingo que no mantiene contactos diplomáticos de alto nivel con Rusia desde que a principios de este mes denunciara la masacre de cientos de civiles en Bucha a manos de tropas rusas.

“Las consultas pueden continuar al nivel de expertos, pero no se están llevando a cabo negociaciones de alto nivel”, afirmó el canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, a la televisora estadounidense CBS.

“Después de Bucha se volvió especialmente difícil hablar con los rusos”, remarcó el jefe de la diplomacia ucraniana, según la agencia de noticias Europa Press.

La masacra de Bucha, punto de inflexión en el diálogo

Ucrania y Rusia habían reanudado las negociaciones diplomáticas el 1 de este mes, pero al día siguiente Kiev denunció el asesinato masivo de cientos de civiles en Bucha, con imágenes que causaron conmoción mundial.

Moscú respondió que esas imágenes habían sido el producto de un montaje, pero las máximas autoridades de la ONU, la OTAN y la Unión Europea (UE) las dieron por válidas.

El 7, el canciller ruso, Serguei Lavrov, acusó a Ucrania de haber modificado algunas de sus propias propuestas planteadas durante las negociaciones mantenidas a fines de marzo en Estambul y aseguró que Rusia estaba dispuesta a seguir negociando.

Kiev replicó que si Moscú quería demostrar voluntad de diálogo debía reducir las hostilidades en territorio ucraniano.

Dos días más tarde, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, dijo que su país estaba “dispuesto a luchar y a buscar paralelamente caminos diplomáticos para parar esta guerra”.

Escalofriantes escenas en las calles de Bucha, Ucrania.

Fuente: ambito.com