Rusia negó este lunes cualquier responsabilidad en la matanza de civiles en la ciudad de Bucha, situada en los alrededores de la capital de Ucrania, y pidió abordar el asunto “a nivel internacional”, incluida una petición para que se reúna el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Creemos que este asunto debe ser discutido al nivel más alto posible”, dijo el vocero de la Presidencia ucraniana, Dimitri Peskov, quien resaltó que la iniciativa de Moscú para tratar el tema en el Consejo de Seguridad de la ONU “fue bloqueada”.

“Nuestros diplomáticos continuarán esfuerzos activos para meter este tema en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU. El asunto es muy grave”, manifestó, antes de mostrar su desconfianza sobre los videos publicados desde Bucha en los que se puede ver decenas de cadáveres en las calles de la ciudad.

Agregó que “los vídeos no pueden ser de confianza debido a que especialistas del Ministerio de Defensa de Rusia identificaron signos de falsificación”, según publicó la agencia rusa de noticias Interfax.

Peskov afirmó además que “los hechos y el calendario de sucesos no hablan a favor de la fiabilidad de estos documentos”. Rusia resaltó que abandonó la ciudad el 30 de marzo, tras lo que el alcalde de la ciudad confirmó su “liberación”, sin que se denunciaran las matanzas hasta dos días después, lo que Moscú emplea para cuestionar la veracidad de las acusaciones.

La prensa presente en la rueda preguntó a Peskov si los periodistas presentes sobre el terreno que grabaron videos y sacaron fotografías incurrieron igualmente en falsificaciones, algo sobre lo que el Kremlin evitó pronunciarse. “Hablamos de los vídeos que formaron la base de acusaciones que empezaron a sonar”, dijo.

Alrededor de 340 cadáveres fueron recuperados por las fuerzas ucranianas en la ciudad de Bucha desde la retirada de las fuerzas rusas de la localidad, en medio de las acusaciones contra Rusia por su supuesta responsabilidad en las matanzas.

Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y Reino Unido adelantaron que preparan nuevas sanciones contra Rusia en respuesta a estas acciones consideradas por Ucrania como un “genocidio”. Por su parte, el secretario general de la ONU, mostró su “conmoción” y solicitó una investigación independiente sobre lo ocurrido.

Según las informaciones facilitadas por el diario ‘Ukrayinska Pravda’, que cita a los servicios funerarios de Bucha, algunos de los cadáveres tenían las manos atadas a la espalda y tenían heridas de bala en la cabeza.

“No tenemos tiempo. Hay al menos 20 direcciones más para hoy. Mucha gente está enterrada en los jardines de las casas. No podemos determinar un número exacto. Aún no hay listas. Hemos enterrado al menos 350 personas”, resaltaron estas fuentes.

Escalofriantes escenas en las calles de Bucha, Ucrania.

Fuente: ambito.com