Rusia lanzó varios ataques sobre Ucrania este jueves a poco de comenzar con nuevas conversaciones de paz, y generó alerta en el Gobierno ucraniano y la OTAN, que temen por un posible reacomodamiento de las tropas rusas.

Al poco tiempo de haber comenzado con los bombardeos, las autoridades indicaron que fue un llamado de atención por parte del ejército de Vladimir Putin, presidente de Rusia, para advertir que no se retiraron del territorio, sino que tienen intenciones de redoblar la ofensiva.

El primer mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, afirmó que Ucrania empezó a notar en los últimos días “un refuerzo de las tropas rusas para nuevos ataques en el Donbass” y remarcó que sus fuerzas estaban “preparadas” para esa etapa.

En tanto que una caravana de colectivos se dirigía a Mariupol, ubicada en el Donbass, para otro intento de evacuar mañana a civiles de esa ciudad del sureste de Ucrania que está en manos rusas desde el mes pasado.

Las fuerzas rusas libraron intensos combates en localidades del conurbano de la norteña Kiev, la capital de Ucrania, que el Ejército local aseveró haber recuperado días atrás, informó el gobernador de la provincia de Kiev.

El Ministerio de Defensa ruso informó hoy, además, de nuevos bombardeos en Ucrania contra depósitos de combustible, y autoridades ucranianas denunciaron ataques de artillería contra la ciudad de Jarkov, en el noreste del país, en las últimas 24 horas.

Intenso bombardeo cayó sobre Ucrania 

Fuente: ambito.com