Las fuerzas rusas derribaron el domingo a la noche dos aviones de ataque a tierra Su-25 del ejército ucraniano en el noroeste de Ucrania, informó el Ministerio de Defensa de Rusia.

“Las defensas antiaéreas de Rusia abatieron dos aviones ucranianos Su-25 cerca de Izium (noreste)”, dijo el portavoz de Defensa, general mayor Igor Konashenkov, al presentar este lunes el habitual balance de las operaciones bélicas en el territorio de Ucrania, que entraron hoy en su día número 47.

Konashenkov también confirmó el derribo de un helicóptero Mi-24 en la zona de Posad-Pokrovskoye (sur) y cuatro drones: cerca de Balakleya (noreste), Guliaipole y Volnovaja (sureste), así como en las inmediaciones de Kalininske (sur).

Por su parte, la aviación rusa atacó anoche 78 instalaciones militares, entre ellas 58 puntos de apoyo y aglomeraciones de material bélico, tres puestos de mando y cuatro depósitos de municiones, reprodujo la agencia de noticias rusa Sputnik.

Un ataque lanzado con misiles navales Kalibr, según el portavoz de Defensa, destruyó en la periferia sur de la ciudad de Dnipro un hangar con sistemas S-300 que Ucrania había recibido desde una nación europea.

Las tropas ucranianas perdieron “cuatro lanzaderas S-300 y hasta 25 efectivos” como resultado de este ataque, afirmó Konashenkov.

Otros ataques de alta precisión, en la provincia de Donetsk (este), destruyeron nueve carros de combate, cincos obuses autopropulsados, cinco lanzacohetes múltiples y más de 60 combatientes, según Defensa.

En tanto, en la provincia rebelde de Donetsk, origen junto con Lugansk del conflicto, el líder regional Denis Pushilin (prorruso) anunció la inminente intensificación de la ofensiva para la liberación de esa región, conocida como Donbass.

“La operación se irá intensificando ahora. Cuanto más nos demoramos, más civiles sufren por ser rehenes de la situación”, afirmó Pushilin al reunirse este lunes con periodistas extranjeros, citó Sputnik.

El líder de la denominada por Moscú República Popular de Donetsk (RPD) agregó que “ya se ha definido dónde es necesario acelerar ciertas medidas”.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo durante el fin de semana que su país se preparaba para “batallas importantes, que algunos dicen que serán decisivas, en el este”.

“Estamos listos para combatir y, paralelamente, buscar terminar esta guerra mediante la diplomacia”, agregó, en referencia a negociaciones de paz en curso con Moscú, al recibir en Kiev al canciller de Austria.

Ucrania acusa a Rusia de haber cometido crímenes de guerra contra miles de civiles durante su invasión, incluyendo bombardeos a hospitales, un ataque con misil que mató a 52 personas en una estación de trenes hace dos días y asesinatos de residentes de localidades cercanas a Kiev que estuvieron ocupadas por las fuerzas rusas.

El Gobierno ruso niega todas las acusaciones y justifica su invasión en la necesidad de liberar la región del Donbass, donde desde 2015 en adelante las Naciones Unidas registró al menos 14.000 muertes producto de los enfrentamientos entre las milicias prorrusas y el ejército ucraniano.

Estados Unidos y otras potencias han impuesto severas sanciones a Rusia que han jaqueado su economía, y la Asamblea General de la ONU votó la semana pasada suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la organización.

Las fuerzas rusas derribaron el domingo a la noche dos aviones de ataque a tierra Su-25 del ejército ucraniano

Fuente: elcomercial.com