Grupos de vándalos infiltrados entre los manifestantes protagonizaron violentos enfrentamientos ayer varios tramos de la Panamericana Sur que dejaron un muerto, 15 policías y dos civiles heridos. Sin embargo, tras varias horas de caos y violencia, los huelguistas decidieron levantar el paro, desbloquear las vías y dejar transitar a los miles de vehículos que llevaban varados más de dos días.

El detonante de la furia de los transportistas y agricultores fue ver a un grupo de policías tratando de desbloquear la carretera en los kilómetros 278 y 290 para permitir el paso de unidades, desatando el descontrol y enfrentamientos con piedras y gases lacrimógenos afectando a decenas de pasajeros, entre ellos menores de edad, que llamaban a los medios de comunicación asustados por los ataques que sus unidades estaban recibiendo y denunciando a infiltrados de querer cobrar cupos a los choferes.

En la zona de ‘Barrio Chino’ se dieron saqueos de negocios, rompieron lunas de buses y camiones y un grupo de delincuentes, haciéndose pasar por agricultores, han tomado las carreteras y cobran cupos a los choferes si desean avanzar algún tramo de la Panamericana Sur.

Otro grupo de vecinos de los alrededores se han sumado al paro de transportistas y agricultores y han obligado a que más de un centenar de efectivos policiales a replegarse y a protegerse de los ataques. Pese a que se produjo una tregua de dos horas, la reunión con el ministro del Interior , alfonso Chávarry con dirigentes de transportes se frustró. Es por ello que se retomaron los bloqueos.

Fuente: elcomercial.com