La Agencia Espacial Europea (ESA, por siglas en inglés) suspendió su cooperación con Rusia en las misiones lunares que están en marcha como sanción a la invasión a Ucrania.

“La ESA suspenderá las actividades de cooperación con Rusia en la Luna -25, -26 y -27. La agresión rusa contra Ucrania y las sanciones siguientes representan un cambio fundamental de circunstancias y hacen imposible que se implemente la cooperación lunar planificada”, indicó la declaración publicada en el sitio web del organismo, informó la agencia de noticias Sputnik.

Luna-25 será la primera nave del nuevo programa lunar de Rusia con el objetivo de investigar la región del polo sur de la Luna y es heredera de su antecesora soviética Luna-24, la tercera en recuperar muestras de la superficie lunar en agosto de 1976.

En tanto, Luna-26 es un orbitador con el que las autoridades rusas aspiran a estudiar el entorno del satélite y cartografiar futuros puntos de alunizaje; y con Luna-27 se planea volver a pisar su superficie.

El director general del organismo con sede en París, Josef Aschbacher, encomendó revisar todas las operaciones con la participación de Rusia y Ucrania para “identificar las probables consecuencias del nuevo contexto geopolítico para los programas y actividades de la ESA y crear una infraestructura espacial sostenible y sólida para Europa”, agrega el comunicado.

La ESA, que en su texto apuntó que la tecnología desarrollada para esas misiones sigue siendo “de vital importancia”, dijo tener ya asegurada “una nueva oportunidad de vuelo” a bordo del programa Servicios Comerciales de Transporte Lunar (CLPS) de la NASA y añadió que se está cerrando otra alternativa para probar la cámara de navegación PILOT-D.

Asimismo, agregó que le fue pedido a la corporación espacial rusa Roscosmos la devolución de los instrumentos europeos que la ESA aportaba a la misión lunar rusa y su mantenimiento hasta entonces en un lugar seguro.

Pese al anuncio de la agencia europea, Rusia afirmó que seguirá adelante con sus misiones lunares, especialmente la primera del nuevo programa, Luna-25. “La decisión de la ESA de suspender la cooperación con Roscosmos en proyectos lunares, incluida la misión Luna-25, no afectará al lanzamiento del aparato”, aseguró el servicio de prensa de la agencia espacial rusa en un breve comunicado en Telegram.

El director general de Roscosmos, Dmitri Rogozin, admitió a su vez que Rusia eliminará de sus vehículos lunares los dispositivos de la ESA, algo que insinuó será un alivio para la agencia espacial rusa.

“Reanudaremos el programa lunar. Estamos hablando del lanzamiento desde el cosmódromo Vostochni del aparato robótico espacial Luna-25”, reafirmó el presidente de Rusia, Vladimir Putin, tras reunirse con Rogozin en la localidad de Vostochni, durante una ceremonia dedicada al 61 aniversario del vuelo de Yuri Gagarin al espacio.

No es la primera vez que la ESA suspende su participación en una misión de Roscosmos desde el inicio de la invasión rusa: el 17 de marzo pasado, el organismo frenó su cooperación con la misión ExoMars y precisó que cumpliría con todas las sanciones contra Moscú.

Fuente: ambito.com