Estados Unidos, sus aliados del G7 y la Unión Europea organizan un nuevo paquete de medidas económicas en contra de Rusia, como consecuencia por la invasión a Ucrania.

En medio de la contundente condena internacional por la masacre perpetrada por las tropas rusas de Bucha, el canciller, Sergei Lavrov, dijo que las perturbadoras imágenes de civiles asesinados y torturados en esa ciudad ucraniana se tratan de un “montaje” para perjudicar las negociaciones entre Moscú y Kiev.

 Por su parte, la OTAN advirtió que Rusia se prepara para tomar “el control de todo el Donbás”, en el este de Ucrania. “En las próximas semanas, esperamos un nuevo empuje ruso en el este y el sur de Ucrania para tratar de tomar todo el Donbás y crear un puente terrestre hacia la Crimea ocupada”, dijo el secretario general, Jens Stoltenberg.

Aunque el Kremlin reiteró su disposición de concretar un encuentro de alto nivel, aun no hay nuevos detalles de las negociaciones que adelantan los representantes de ambos países.

La ONU confirmó casi 1.500 civiles muertos y más de 2.000 heridos desde el inicio de la invasión de Ucrania

Fuente: elcomercial.com