La guerra entre Rusia y Ucrania aceleró el proceso inflacionario que Argentina atraviesa e hizo escalar el índice al 6,7% durante el mes de marzo. En el Gobierno analizan el avance de precios semana a semana y anticipan que pese a que en abril habrá una desaceleración, permanecerá en niveles elevados. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, sostuvo en C5n que el índice de precios al consumidor de este mes “será superior al 4%”. Alimentos y bebidas siguen sin ceder, y esperan mayor impacto de los fideicomisos a partir de mayo.

En las últimas horas circularon entre altos funcionarios del gabinete económico diversos informes que dan cuenta de una desaceleración menor a la que el Ejecutivo esperaba para la inflación en abril. Los datos preliminares ponen de manifiesto incrementos del 2,5% promedio en la primera quincena. Esos relevamientos estiman que la inflación mensual se posicionaría por encima del 5%.

“La inflación de abril será alta, estará por encima del 4%”, reconoció Matías Kulfas. Fuentes oficiales consultadas por Ámbito completaron el análisis: “Estamos viendo un componente inercial muy fuerte que nos cuesta quebrar. La desaceleración va a darse pero de manera más lenta a lo que esperábamos, por eso estamos impulsando una política enfocada en fortalecer los ingresos”.

Los relevamientos privados están en sintonía con las proyecciones que recibieron los funcionarios. El último informe de la consultora Eco Go, que conduce Marina Dal Poggeto, estima una inflación del 5,7% para el mes de abril, con alimentos y bebidas creciendo al 6,5%, muy por encima del resto de las categorías. Ese rubro en las últimas cuatro semanas arroja una variación promedio del 7,2%. Carnes, pastas y lácteos aparecen como los productos con mayores avances.

El Centro de Estudios Scalabrini Ortiz, da cuenta de un avance de los precios del 4% en las últimas cuatro semanas. Los alimentos frescos reflejaron un alza del 5,2%, los productos de limpieza un salto del 5%, las bebidas subieron un 4,9% y los alimentos secos un 3,6%. Entre los mayores aumentos se destacan los pescados, con impacto de la suba que se dio durante semana santa, cuando se incrementaron un 8,7%.

La consultora Ecolatina recabó datos similares. La proyección de inflación por encima del 5%, con alimentos y bebidas subiendo a un ritmo del 5,6%. Además, detectaron un fuerte impulso de los precios regulados por el impacto de los aumentos en prepagas y telefonía, entre otros.

En el Gobierno consideran que en mayo comenzará a percibirse de manera más clara el efecto de los fideicomisos vinculados fundamentalmente a la harina y sus derivados. También apuntan a que el componente de inflación importada se reduzca. Con este escenario, esperan un avance de los precios sensiblemente menor al que se dio en los primeros tres meses del año.

Fuente: elcomercial.com