El “tractorazo”, como se llamó a la protesta que un grupo de productores autoconvocados y rurales del interior protagonizaron este sábado -atravesaron la ciudad de Buenos Aires y culminaron en la Plaza de Mayo- tuvo una rápida respuesta del Gobierno.

Para la Casa Rosada la protesta no tiene sentido ya que es una manifestación contra un impuesto -sobre la renta inesperada- que no los afectará.

Por esta causa es que interpretan que la manifestación tiene un objetivo político, en contra del gobierno de Alberto Fernandez, motorizado por Juntos por el Cambio.

“Lamentamos que dirigentes de Juntos por el Cambio que se proclaman republicanos hayan encabezado hoy una manifestación cuyo documento final caracteriza al gobierno legítimamente elegido por el pueblo como ‘vándalos y usurpadores’ y a los gobernadores como ‘indigna alianza de vasallaje feudal’, dijo la portavoz Gabriela Cerruti.

La funcionaria se refirió a los dichos de Horacio Rodríguez Larreta y de otros dirigentes del PRO a los que calificó de “no contribuyen a la convivencia democrática”.

Expresidente Mauricio Macri twitteó “el gobierno kirchnerista volvió con más de lo mismo, queriendo pisar al campo otra vez, pero fue el campo el que se hizo escuchar pacíficamente y respetuosamente”.

Para el gobierno la movilización no tiene sentido ya que la protesta “organizada alrededor de una caravana de tractores” fue “contra un proyecto de ley que aún no conocen y que no los involucra, ya que no hay productores que hayan facturado más de mil millones de pesos el último año”.

El proyecto de ley, que aún se encuentra en una etapa de elaboración, contempla gravar con una alícuota adicional al diferencial de ganancias superiores a mil millones de pesos. Aunque el proyecto será conversado con diferentes sectores de la sociedad antes de ser enviado al Parlamento, tal cual lo anunciara el ministro de Economía, Martín Guzmán, el lunes pasado.

La falta de definiciones del proyecto de gravar la renta “inesperada” es lo que lleva al gobierno a afirmar que la manifestación “demuestra claramente las motivaciones políticas, y la decisión de Juntos por el Cambio de defender unívocamente a un puñado de empresas que se benefició de manera inesperada con la guerra en Ucrania”.

Finalmente, Cerruti sostuvo que Juntos por el Cambio lo que busca “una vez más, como siempre lo han hecho, promueven la concentración del ingreso en manos de unos pocos y en desmedro de millones de argentinos.”

Tractores

En líneas generales los manifestantes reclamaron por el peso de los impuestos. “No hemos venido hasta acá para pedir que nos den una mano, sino para que nos saquen las dos de encima”, consignó el mensaje que se leyó al cabo de la manifestación.

Otro de los mensajes fue en contra de la dirigencia política en general al afirmar: “Anímense a pensar un país con menos impuestos, gasten menos, arréglense con lo que tienen o dedíquense a otra cosa”. Justamente José Luis Espert apoyo la marcha junto con numerosos dirigentes del PRO y del Radicalismo.

Hubo también por parte de las manifestantes críticas a los gobernadores al afirmar: “Son responsables también muchos de nuestros gobernadores y legisladores. Han resignado la autonomía federal por una indigna alianza de vasallaje feudal en la que aceptan el saqueo de las actividades productivas de sus comprovincianos a cambio de ser tratados como mendigos de lujo por el Poder Central y eventualmente ser nuevamente ungidos”.

Gabriela Cerruti. 

Fuente: ambito.com