El Banco Mundial pronosticó que las economías de Ucrania y Rusia se contraerán 45,1% y 11,2% este año, respectivamente, y advirtió que el escenario podría ser peor si el conflicto bélico que mantienen se agravara.

La situación derivada de la invasión rusa a Ucrania impactará también en la economía de los demás países de Europa del Este, para los que vaticinó un desplome de 30,7% en vez del crecimiento de 1,4% que esperaba antes de la guerra, según el organismo.

La invasión iniciada el 24 de febrero provocó la emigración de más de cuatro millones de ucranianos hacia los vecinos Polonia, Rumania y Moldavia, y el salto de los precios de los cereales y la energía en toda esa región.

En el caso de Ucrania, el pronóstico del Banco Mundial es el más grave, después de que el Fondo Monetario Internacional proyectara hace un mes una contracción de entre 10% y 35%. Asimismo, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (Berd) pronosticó el 31 de marzo que la economía ucraniana perderá 20% este año.

“Este es el segundo impacto importante que golpea la economía regional en dos años y llega en un momento muy precario, ya que muchas economías todavía luchaban por recuperarse de la pandemia”, dijo Anna Bjerde, vicepresidenta del Banco Mundial para Europa oriental.

El informe advierte que probablemente Moldavia sea uno de los países más afectados por el conflicto, no solo por su proximidad geográfica al escenario de la guerra, sino también porque su pequeña economía está estrechamente vinculada a Ucrania y Rusia.

Con todo, la perspectiva más sombría es para Ucrania, ya que los ingresos fiscales se redujeron, las empresas cerraron o solo están parcialmente operativas, y el comercio de bienes está gravemente afectado.

Fuente: ambito.com