Lluvias torrenciales provocaron inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en todo el estado brasileño de Río de Janeiro, provocando la muerte de al menos 14 personas, entre ellas, ocho niños, mientras nueve personas continúan como desaparecidas, comunicaron las autoridades locales.

Tres días de fuertes lluvias afectaron una amplia franja de la costa atlántica del estado suroriental, la última de una serie de “tormentas asesinas” en Brasil que, según los expertos, se agravaron con el cambio climático. Otras lluvias están previstas para la región en los próximos días.

Entre las víctimas figura una madre y seis de sus hijos que resultaron sepultados cuando un deslave arrasó su casa. Un séptimo hijo de la mujer fue internado en un hospital. En Angra dos Reis la Protección Civil contabilizó seis muertos y cinco desaparecidos.

Otra emergencia tuvo lugar en Mesquita, en la Baixada Fluminense, donde según los bomberos un hombre murió electrocutado en una zona completamente inundada.

Solo seis semanas atrás, una serie de inundaciones repentinas y deslaves provocaron la muerte de 233 personas en la pintoresca ciudad de Petropolis, la capital estival del imperio brasileño en el siglo XIX, siempre en el estado de Río. Esta vez, la zona más afectada fue la localidad turística de Paraty, una ciudad colonial balnearia conocida por sus calles adoquinadas y las casas coloridas.

Las fuertes lluvias provocaron deslaves. 

Fuente: ambito.com