Este sábado, el Papa Francisco no pudo celebrar la ceremonia de la Vigilia Pascual en la basílica de San Pedro por un dolor en la rodilla derecha a causa de la artrosis. Por ello, se limitó a leer la homilía, bautizar a un grupo de personas y siguió la misa sentado en un sillón.

El Papa Francisco, que cumplirá 86 años en diciembre, padece una gonalgia debido a la artrosis que ya ha provocado cambios en su agenda de la Semana Santa, como no participar en la procesión del pasado Domingo de Ramos.

Asimismo, el Pontífice tampoco pudo postrarse en el suelo de la basílica de San Pedro por la Pasión del Señor, durante el Viernes Santo, cuando la Iglesia recuerda el calvario y muerte de Cristo en la Cruz.

De todos modos, Francisco estuvo presente en toda celebración sentado pero no ofició la misa, por lo que el decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal italiano Giovanni Battista Re, se ocupó de celebrarla.

Es la primera vez desde 2005 que un Papa no preside la ceremonia de la Vigilia Pascual, a la que acudieron unas 6.000 personas, según la agencia Europa Press, dado que aquel año Juan Pablo II estuvo impedido por su enfermedad.

El papa Francisco pidió por la paz en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania

En la Vigilia Pascual, misa en la que los católicos esperan la Resurrección de Jesús, el Pontífice leyó su homilía, en la que señaló que a Dios no se le puede “encasillar” en los “esquemas” humanos. Así, instó a no buscar su apoyo solo “en la emoción pasajera” o en el “momento de la necesidad”.

“Con obras de reconciliación en las relaciones rotas y de compasión hacia los necesitados; con acciones de justicia en medio de las desigualdades y de verdad en medio de las mentiras. Y, sobre todo, con obras de amor y de fraternidad”, propuso el Papa Francisco.

“Muchos escritores han evocado la belleza de las noches, iluminadas por las estrellas. Las noches de la guerra, en cambio, están surcadas por luminosas estelas de muerte”, criticó al leer su homilía frente a más de 5 mil fieles, según estimaciones del Vaticano.

Durante la ceremonia fueron bautizados siete adultos procedentes de Italia, Estados Unidos de América, Albania y Cuba.

En la Vigilia de Pascua, el papa Francisco pidió por la paz en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Fuente: ambito.com