Un pistolero, presuntamente de origen árabe, mató el martes a al menos cinco personas en un suburbio de Tel Aviv antes de ser abatido mortalmente, informó el servicio nacional de ambulancias sobre el tercer ataque con fallecidos en Israel en una semana.

“Israel se enfrenta a una ola de terror árabe asesino”, tuiteó el primer ministro Naftali Bennett tras el tiroteo en Bnei Brak, una ciudad judía ultraortodoxa en las afueras de la capital financiera de Israel.

El momento del ataque en Tel Aviv.

El tiroteo elevó a 11 el número de personas muertas a balazos por árabes en Israel durante la última semana, el mayor aumento de los ataques en las calles de la ciudad en años.

Un vídeo no profesional difundido por las cadenas de televisión israelíes mostraba a un hombre vestido de negro y apuntando con un rifle de asalto caminando por una calle de Bnei Brak.

Medios de comunicación israelíes, que citaron a funcionarios de seguridad no identificados, dijeron que el agresor era un palestino de un pueblo cercano a la ciudad de Jenin, en la Cisjordania ocupada.

En Bnei Brak, los testigos dijeron que el pistolero comenzó a disparar contra los balcones de los apartamentos y luego contra la gente en la calle y en un auto.

El servicio de ambulancias Magen David Adom dijo que había matado a cinco personas.

“El terrorista fue liquidado”, dijo el portavoz de la ambulancia, Zaki Heller. La policía aseguró que los agentes dispararon mortalmente al pistolero.

No hubo una reivindicación inmediata de la autoría del ataque.

El servicio de ambulancias Magen David Adom dijo que había matado a cinco personas.

Fuente: ambito.com