El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha reiterado el respaldo de Washington a la solución de dos Estados para solucionar el conflicto entre Israel y Palestina, si bien ha reconocido que “las partes están muy alejadas” y ha prometido que trabajará para “acercar” posturas de cara a un posible acuerdo de paz.

“Los palestinos y los israelíes merecen vivir con las mismas medidas de libertad, oportunidad, seguridad y dignidad, y creemos que la forma más efectiva para expresar este principio básico es a través de los dos estados”, ha indicado Blinken en una rueda de prensa junto al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

“Desde luego, ambas partes están muy alejadas, así que seguiremos trabajando, paso a paso, para intentar acercarlas. Trabajaremos para evitar acciones por parte de cualquiera de las partes que pueda elevar las tensiones, lo que incluye la expansión de los asentamientos, la violencia de los colonos, la demolición de viviendas, los desalojos, los pagos a personas condenadas por terrorismo y la incitación a la violencia”, ha argüido.

Blinken, que ha recalcado la importancia de “un Ramadán , una Pascua y un Pésaj pacíficos”, ha recalcado que “Estados Unidos está comprometido a reconstruir la relación con la Autoridad Palestina y con el pueblo palestino” y ha defendido una serie de pasos adoptados por el presidente, Joe Biden, desde su llegada a la Casa Blanca.

“Nos hemos centrado en vías concretas para ayudar a mejorar la vida de los palestinos, lo que incluye la reintegración en la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), la entrega de 500 millones de dólares (cerca de 456 millones de euros) en ayuda humanitaria desde abril de 2021 y apoyo económico al sector privado, las pequeñas empresas, la formación laboral a jóvenes y apoyo a familias en situación de inseguridad alimentaria en Cisjordania y la Franja de Gaza”, ha explicado.

Así, ha recalcado que el apoyo de Estados Unidos “va más allá de lo simplemente económico” y ha agregado que Washington “está centrado en hacer avanzar los Derechos Humanos y los derechos civiles de los palestinos”. “En el centro de todo esto está el compromiso duradero con el principio básico de la solución de dos estados”, ha reiterado.

Por su parte, Abás ha incidido en que “la prioridad debe ser siempre encontrar una solución política que ponga fin a la ocupación israelí de la tierra de Palestina en las fronteras de 1967 y con Jerusalén Este como capital (del Estado palestino) y resolver todos los asuntos de estatus permanente, incluidos los asuntos de los refugiados y la liberación de todos los prisioneros bajo supervisión y respaldo del Cuarteto, en línea con las resoluciones internacionales”.

“Subrayamos la importancia de la aplicación de aquello en lo que cree la administración Biden, que es su creencia en la solución de dos estados y en poner fin a los asentamientos y la violencia de los colonos, así como mantener el estatus histórico de la Mezquita de Al Aqsa y evitar las acciones unilaterales, así como reabrir el consulado estadounidense en Jerusalén y la anulación de todas las leyes estadounidenses que consideran a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) como una organización terrorista que incita a la violencia”, ha dicho.

Abbas ha hecho hincapié en que “el Estado de Palestina se ciñe a todos los acuerdos internacionales firmados” y ha mostrado su apoyo a “un camino de resistencia popular pacífica” y a trabajar con otros países, entre ellos Estados Unidos, para “luchar contra el terrorismo en la región y en el mundo”.

En esta línea, ha denunciado que “los últimos incidentes en Europa han demostrado que hay un doble rasero en el mundo” y ha criticado que “pese a que los crímenes de la ocupación israelí han llegado al punto de la limpieza étnica y la discriminación racial, no hay nadie que haga rendir cuentas a Israel por sus acciones como Estado que actúa por encima de toda ley”.

Fuente: ambito.com