El exmandatario de Estados Unidos Donald Trump puede ser procesado por su papel en el ataque al Capitolio por parte de un grupo de sus seguidores, decidió en las últimas horas un juez, al decretar que el republicano no goza de inmunidad presidencial en este caso.

Trump es el blanco de varias demandas por parte de funcionarios electos y de la policía que lo acusan de ser responsable directo de la violencia perpetrada por sus seguidores cuando irrumpieron en el Congreso el 6 de enero de 2021 en el momento en que se estaba oficializando la victoria del actual presidente Joe Biden en las elecciones del año anterior.

Un juez de la ciudad de Washington dictaminó que estas denuncias eran admisibles por considerar que las acciones del magnate ese día fueron “actos no oficiales” que “conciernen enteramente a sus esfuerzos por permanecer en el cargo para un segundo mandato”, lo que, según el magistrado, no entra en el ámbito de la inmunidad presidencial.

“Negar la inmunidad presidencial a partir de daños civiles no es poca cosa”, escribió el juez Amit Mehta en sus recomendaciones de 112 páginas. “La corte entiende muy bien la gravedad de su decisión”, añadió de acuerdo a lo informado por la agencia de noticias AFP.

El magistrado además dijo que el discurso de Trump ante miles de sus seguidores reunidos en Washington antes del asalto podría “razonablemente” ser percibido como “un llamado a la acción colectiva”.

“(Un) ‘nosotros’ usado repetidamente en este contexto implica que el presidente (Trump) y los asistentes al mítin actuarían juntos hacia un objetivo común. Esa es la esencia de una conspiración civil”, agregó el texto reproducido por el medio Politico.

El rol del expresidente por el asalto que dejó cinco muertos es también examinado por un Comité Selecto de la Cámara de Representantes, que tiene en su poder cientos de páginas con registros, mensajes de texto y testimonios que Trump trató de ocultar, según el jefe de la investigación.

El multimillonario republicano, que posteriormente fue absuelto en un juicio político realizado por el Senado, criticó la investigación calificándola de “cacería de brujas”.

Tres policías que defendieron el Capitolio durante el asalto se suicidaron un mes después de la violenta e inédita insurrección trumpista.

Fuente: ambito.com