Las negociaciones en Viena sobre el programa nuclear de Irán están en una fase “complicada”, pero no en un callejón sin salida, afirmó el lunes en Teherán el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las negociaciones en curso desde mediados del año pasado, coordinadas por la Unión Europea (UE), se desarrollan entre la República Islámica y las potencias (Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia), con la participación indirecta de Estados Unidos.

El objetivo es volver al acuerdo suscrito en 2015 entre Irán y potencias mundiales. En 2018, el entonces presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo y restableció la mayor parte de las sanciones económicas estadounidenses contra Irán.

“Las negociaciones son complicadas y difíciles ya que tocan asuntos que requieren decisiones políticas serias, en particular de parte de Washington”, declaró en Teherán el portavoz del ministerio iraní, Said Khatibzadeh.

Pero “no hay un callejón sin salida en Viena” subrayó, indicando que un acuerdo podría cerrarse próximamente “si los interlocutores estadounidense y europeo demuestran una real determinación”.

En respuesta a la retirada de Estados Unidos del acuerdo de 2015, y al restablecimiento de sanciones, Iran comenzó a incumplir una serie de restricciones a sus actividades nucleares previstas en el pacto.

Estas negociaciones tienen como objetivo que haya un “retorno mutuo” de Washington y Teherán al acuerdo, que ofrece un alivio de las sanciones contra Irán a cambio de restricciones en su programa nuclear.

Fuente: ambito.com