Mediante un comunicado emitido el sábado por la noche, uno de los dirigentes de la organización Badr, grupo que integra las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), amenazó a Estados Unidos con devolverles a sus militares “en ataúdes” si no pone fin a su ocupación del territorio iraquí.

La advertencia llega a días para cumplirse el 2.º aniversario del martirio del teniente general Qasem Soleimani, excomandante de Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y Abu Mahdi Al-Muhandis, el entonces número dos de Al-Hashad Al-Shabi, y algunos de sus compañeros en un ataque estadounidense en Bagdad, capital iraquí, el 3 de enero de 2020.

Conforme al líder iraquí, la expulsión de las tropas estadounidenses desplegadas en Irak, el objetivo más buscado de los martirizados comandantes antiterroristas, es la mínima venganza por el crimen que cometió Washington hace dos años. “Los Estados Unidos lo pagarán muy caro por el crimen”, avisa la nota.

Tras el ataque terrorista estadounidense en Bagdad, el Parlamento de Irak respondió en enero de 2020 a esa “violación flagrante de la soberanía nacional”, aprobando una resolución que exige la expulsión total de las tropas norteamericanas del país mesopotámico, una exigencia que ha tomado fuerza en los últimos meses.

Soldados estadounidenses inspeccionan el sitio donde un misil iraní impactó en la base aérea de Ain al-Asad en Irak, en venganza por el asesinato del general Soleimani, 13 de enero de 2020.

Fuente: hispantv.com